Resumen del libro: Usted puede sanar su vida, Louise Hay

usted_puede_sanar_su_vida
A continuación os dejo las frases y pequeñas notas que guardo de este libro. Es mi libro favorito de Superación Personal y siempre lo recomiendo, a mí me cambió la vida. Si tienes la posibilidad, léelo completo. Podéis comprar el libro aquí.
CAPÍTULO 1:
La vida es realmente muy simple: recibimos lo que hemos dado.
Somos responsables en un ciento por ciento de todo lo que nos sucede. Cada cosa que pensamos está creando nuestro futuro.
Cuando creamos paz, armonía y equilibrio en nuestra mente, los encontramos en nuestra vida.
Si quiero creer que la vida es solitaria y que nadie me ama, entonces eso será lo que encuentre en mi mundo. Si estoy dispuesta a renunciar a esa creencia y a decirme que el amor está en todas partes, ésa llegará a ser mi verdad.
Nos tratamos a nosotros mismos tal como nos trataban nuestros padres. Nos regañamos y nos castigamos de la misma manera. Además, nos amamos y nos animamos de la misma forma, si cuando éramos pequeños nos amaban y nos animaban. Sin embargo, yo no echaría la culpa a nuestros padres, ellos no podían enseñarnos algo que no sabían. Si su madre no sabía amarse a sí misma, ni su padre tampoco, era imposible que le enseñaran a usted a amarse a sí mismo.
El momento del poder es siempre el presente
Una idea se puede cambiar, nuestras experiencias, son efectos externos de nuestros pensamientos. Incluso el odio hacia sí mismo no es más que odiar la idea que uno tiene de sí mismo.
El pasado no se puede cambiar, pero si podemos cambiar nuestra manera de pensar en él. Es una tontería que nos castiguemos en el presente porque alguien nos hizo sufrir en un remoto pasado. Para renunciar al pasado debemos estar dispuestos a olvidar “te perdono por no ser como yo quería que fueras, te perdono y te dejo en libertad”. Quien se libera con esta afirmación somos nosotros.
El amor a nosotros mismos, tal como yo lo veo, comienza por no criticarnos jamás por nada. La crítica nos inmoviliza en la pauta misma que estamos intentando cambiar; entendernos y ser amables con nosotros mismos nos ayuda a salir de ella.
CAPÍTULO 2: ¿CUÁL ES EL PROBLEMA?
¿Qué está sucediendo en su vida? ¿Cómo anda de salud? ¿Cómo se gana la vida? ¿Le gusta su trabajo? ¿Cómo van sus finanzas? ¿Cómo es su vida amorosa? ¿Cómo terminó su última relación? Y la anterior a ésa, ¿cómo terminó? Hábleme brevemente de su niñez.
Ejercicio: Debería. Cogemos un bloc y un bolígrafo y escribimos en lo alto de la página:
DEBERíA
………………….
………………….
………………….
…………………
…………………
Se trata de hacer una lista de cinco o seis maneras de terminar esa oración. A medida que las van leyendo, les pregunto: “¿Por qué?”.
Esas respuestas me enseñan cuál es el punto en que están atascados en sus creencias, y cuáles creen que son sus limitaciones.
A mí me gustaría hacer desaparecer para siempre de nuestro vocabulario la palabra “debería”, y reemplazarla por “podría”. “Podría” nos permite una opción
Después hay que volver a leer las frases de la lista una a una, pero que esta vez empezando cada oración diciendo: “Si realmente quisiera, podría…”.
Mientras van respondiendo, pregunto por qué no lo han hecho.
Amarse a sí mismo: debemos tener un gran respeto por nosotros mismos, y estar agradecidos por el milagro de nuestro cuerpo y de nuestra mente.
Ejercicio: El espejo.
Tome un espejito, se mire a los ojos, pronuncie su nombre y se diga: “Te amo y te acepto exactamente tal como eres”.
El amor a uno mismo comienza con la disposición a no criticarse nunca.
CAPÍTULO 3: ¿DE DÓNDE PROVIENE?
Ejercicio: Consiste en apuntar en una hoja todas las cosas que sus padres decían que estaban mal en usted, ¿qué otros mensajes negativos oyó usted de pequeño?. En esa hoja están las ideas que necesita hacer desaparecer de su conciencia.
Véase como a un niño:
Si pusiéramos a un niño de tres años en medio de la habitación, y empezáramos a gritarle, diciéndole que es un estúpido, incapaz de hacer nada bien, que debe hacer esto y no hacer lo otro, y que se fije en los desastres que provoca, y de paso le diéramos algún que otro golpe, al final tendríamos un chiquillo asustado que se sienta obedientemente en un rincón, o un rebelde que destroza cuanto tiene a su alcance.
El niño mostraría uno de estos dos comportamientos, pero jamás llegaríamos a saber qué potencial tenía.
Si al mismo niño le decimos cuánto lo queremos y cuánto nos importa, que nos encanta el aspecto que tiene y que es simpático e inteligente, que nos gusta su manera de hacer las cosas y que está bien que cometa errores mientras aprende, y que estaremos siempre a su lado en cualquier situación… ¡entonces, el potencial que muestre ese niño nos dejará alucinados!
Todos llevamos dentro un niño de tres años, y con frecuencia nos pasamos la mayor parte del tiempo gritándole… y después nos preguntamos por que nuestra vida es como es.
Culpar a la familia:
No puede liberarse mientras no los libere; no puede perdonarse mientras no los perdone. Si les exige perfección, también se la exigirá a sí mismo, y será durante toda su vida un desdichado.
El pasado no tiene poder sobre mí, porque me dispongo a aprender y a cambiar. Veo el pasado como algo necesario para llegar a donde hoy estoy.
CAPÍTULO 4:  ¿ES VERDAD?
Referente a la pregunta sobre si algo es verdadero…Es verdadero si usted cree que lo es. Cualquier cosa que creamos llega a ser verdad para nosotros.
Hay gente que cuando se levanta y ven que está lloviendo, protestan por ese día infame. No es un día infame, no es más que un día de lluvia. Si nos ponemos la ropa adecuada y cambiamos de actitud podemos divertirnos.
Si realmente creemos que los días de lluvia son infames, entonces cada vez que llueva nos deprimiremos.
No hay ni “buen” ni “mal” tiempo: solo hay tiempo, y nuestras maneras individuales de reaccionar ante él.
Cada momento es un nuevo comienzo:
En su mundo, ¡el poder es usted! ¡Usted puede conseguir cualquier cosa en que decida pensar!
Ahora mismo podemos empezar a vigilar y a escuchar lo que decimos. Si se oye expresar cualquier cosa negativa, deténgase en mitad de la frase. Vuelva a formular la oración, o abandónela simplemente. Incluso podría decirle ¡fuera!
Manténgase lejos de las ideas que le causan problemas y dolor.
Cuando hay un problema, no hay nada que hacer, hay algo que saber.
CAPÍTULO 5: Y AHORA, ¿QUÉ HACEMOS?
Al ver el modelo que sigo, decido cambiarlo.
El trabajo mental que hago ahora es como limpiar una casa. Voy recorriendo mis habitaciones mentales y examinando las ideas y creencias que hay en ellas.
Como algunas me gustan, las limpio y las pulo, y hago que me sigan sirviendo. Veo que hay que reemplazar o reparar algunas, y me ocupo de ellas tan pronto como puedo. Otras son como el periódico de ayer, o como ropa y revistas viejas: ya no me sirven. Entonces las doy o las tiro a la basura, y me deshago de ellas para siempre.
Ahora, serena y objetivamente, decido revisar mis viejas pautas y me dispongo a hacer cambios. Puedo aprender y estoy en disposición de hacerlo.
Las ideas ya no tienen poder alguno sobre mí.
CAPÍTULO 6: LA RESISTENCIA AL CAMBIO
Me apruebo y apruebo la forma en que estoy cambiando.
Estoy haciendo todo lo que puedo, y cada día es más fácil.
Hoy es un día maravilloso porque yo decido hacerlo así.
CAPÍTULO 7: COMO CAMBIAR
Ejercicio: Renunciar a la necesidad. Piense en algo que quiera cambiar en su vida, tome un espejo y diga: “Ahora me doy cuenta de que yo he creado esta situación, y estoy dispuesto a renunciar al modelo metal que, en mi conciencia, es responsable de esta situación”.
Ejercicio: Desprenderse.
Mientras va leyendo esto, haga una inspiración profunda, y mientras exhala deje que toda la tensión desaparezca de su cuerpo. Deje que se relajen el cuero cabelludo, la frente y la cara. La cabeza no necesita estar tensa para que usted pueda seguir leyendo. Deje que se relajen la lengua, la garganta y los hombros. Se puede sostener un libro con las manos y los brazos relajados. Hágalo. Deje que se relajen la espalda, el abdomen y la pelvis. Respire en paz mientras relaja las piernas y los pies.
¿Se ha producido algún cambio importante en su cuerpo desde que empezó el párrafo anterior? Sienta hasta qué punto se reprime. Si lo está haciendo con el cuerpo, lo está haciendo con la mente.
En  esta  posición, dígase:
“Estoy dispuesto a desprenderme. No me reprimo. Me aflojo. Aflojo toda tensión. Renuncio a todo miedo, a todo enojo. Me libero de toda culpa, de toda tristeza. Renuncio a todas las viejas limitaciones. Me desprendo de todo esto y estoy en paz. Estoy en paz conmigo mismo. Estoy en paz con el proceso de la vida. Estoy a salvo y seguro”.
Si nos negamos a vivir plenamente el momento presente, sólo nos hacemos daño a nosotros mismos.
Ejercicio: Renunciamiento. Liberemos ahora la mente del pasado. Dejemos que los recuerdos no sean más que recuerdos.
Haga una lista de todas las cosas de las que está dispuesto a “soltarse” ¿Está realmente dispuesto a hacerlo? Fíjese en sus reacciones ¿Qué tendrá que hacer para desprenderse de esas cosas?
EL PERDÓN:
Perdonarnos y perdonar a los demás es algo que nos libera del pasado.
Ejercicio: La disolución del resentimiento: Siéntese tranquilamente con los ojos cerrados, y deje que mente y cuerpo se relajen. Después, imagine que está sentado en un teatro a oscuras, frente a un pequeño escenario. En él ponga a la persona contra quien sienta más resentimiento, imagine que a esa persona le suceden cosas buenas, cosas que serían importantes para ella, y véala sonriente y feliz.
Mantenga durante unos minutos esta imagen y después deje que se desvanezca.
Ejercicio: La venganza: A veces, al niño que llevamos dentro, para sentirse en libertad de perdonar, le hace falta primero vengarse.
Con los ojos cerrados, siéntese en silencio, tranquilamente. Piense en las personas a quienes más le cuesta perdonar. ¿Qué le gustaría realmente hacerles? ¿Qué tendrían que hacer para que usted las perdonara? ¿Durante cuánto tiempo quiere que sufran o que hagan penitencia?
Ejercicio: El perdón: Vuelva a sentarse quieto, con los ojos cerrados, y diga: “La persona a quien necesito perdonar es…, y la perdono por…”. Imagínese que la persona a quien está perdonando le responde “Gracias, ahora te libero”.
Ejercicio: Visualización: Empiece visualizándose como una criatura de cinco o seis años. Mire profundamente los ojos de ese niño. Vea la ansiedad que hay en ellos y comprenda que la única cosa que quiere de usted es amor. Tiéndale los brazos y envuélvalo en ellos. Abrácelo con amor y ternura, dígale cuánto lo ama, cuánto lo quiere, cuánto le importa. Admire a ese niño, admírelo totalmente y dígale que está perfectamente bien cometer errores mientras se aprende. Prométale que usted estará siempre con él, pase lo que pase. Ahora, deje que ese niño se vuelva muy, muy pequeño, hasta que pueda guardárselo dentro del corazón. Consérvelo allí para que cada vez que mire abajo pueda ver esa carita que se levanta para mirarlo y brindarle todo su amor.
Ahora, visualice a su madre como a una niña de cuatro o cinco años, asustada y en busca de amor, sin saber dónde encontrarlo. Tiéndale los brazos, abrácela y hágale saber cuánto la ama, cuánto se preocupa por ella. Dígale que puede confiar en que usted esté siempre allí, pase lo que pase.
Cuando se tranquilice y empiece a sentirse segura, deje que se vuelva muy pequeñita, hasta que pueda albergarla en su corazón, y guárdela allí, junto con su niño, para que se den muchísimo amor el uno al otro.
CAPÍTULO 8: LA CONSTRUCCIÓN DE LO NUEVO
Aquello en lo que uno fija la atención es lo que obtiene.
Las afirmaciones:
Aprenda a usar afirmaciones positivas tanto al hablar como al pensar.
Formule siempre sus enunciados en tiempo presente. Diga “soy” o “tengo”. Nuestra parte subconsciente es un servidor tan obediente que si formula uno su declaración en tiempo futuro, diciendo “quiero” o “tendré” pues ahí será donde siga estando siempre lo que desea: ¡En el futuro, fuera de su alcance!
El proceso de amarse a sí mismo:
No importa cuál sea el problema, el punto principal sobre el que hay que trabajar es amarse a sí mismo. Amarse a sí mismo es lo que hace que uno se sienta bien. Aprobarse y aceptarse implica no criticarse por nada.
Ejercicio: Me acepto y me apruebo
Dígase continuamente: Me acepto y me apruebo.
Parte de la aceptación de sí mismo es liberarse de las opiniones ajenas.
Piense en cosas que le hagan feliz. Haga cosas que le gusten. Esté con gente que sea de su agrado. Coma cosas que hagan que su cuerpo se sienta bien. Muévase con un ritmo que sienta que le beneficia.
Ejercicio: La creación de nuevos cambios
Tome la lista de cosas que no le gusten de usted y expréselas en forma de afirmaciones positivas. También puede enumerar todos los cambios que quiere realizar, y las cosas que quiere tener y hacer.
Ejercicio: Me merezco
Vuelva a mirarse al espejo y diga: Me merezco tener o ser…y lo acepto ahora.
Para crear exactamente lo que quiero uso mi pensamiento afirmativo.
Mi nuevo mundo es un reflejo de mi manera de pensar nueva.
Es un jubiloso deleite plantar nuevas semillas porque sé que de ellas brotarán mis nuevas experiencias.
CAPÍTULO 9:  EL TRABAJO COTIDIANO
Si abandonaran la primera vez que se caen, los niños jamás aprenderían a caminar.
No olvide decirse con frecuencia “Lo estoy haciendo lo mejor que puedo”
Refuerce su aprendizaje:
  • Exprese gratitud
  • Escriba afirmaciones
  • Practique meditación
  • Disfrute al ejercitarse
  • Mejore su nutrición
  • Expreses afirmaciones en voz alta
  • Cante sus afirmaciones
  • Tómese tiempo para ejercicios de relajación
  • Use visualizaciones e imágenes mentales
  • Lea y estudie
La meditación:
Siéntese en silencio a observar su propia respiración y deje que los pensamientos pasen tranquilamente por su mente. No les de importancia y se irán.
Yo, generalmente, me siento en silencio y pregunto: “¿Qué es lo que necesito saber?”. Y dejo que la respuesta me llegue, si quiere, y si no, sé que me llegará en otro momento.
Ejercicio: Aduéñese de lo nuevo
Visualícese o imagínese teniendo, haciendo o siendo aquello que constituye la meta de su esfuerzo. Imagínelo con todo detalle. Sienta, vea, toque, saboree, oiga, huela,
Por la noche, cuando se acueste, cierre los ojos y agradezca todo lo que hay de bueno en su vida. Su gratitud le traerá más bendiciones.
No escuche las noticias antes de acostarse. No contamine sus sueños con una lista de desastres.
Mis días se inician con gratitud y alegría.
Con entusiasmo me anticipo a las aventuras del día,
porque sé que en mi vida “todo es bueno”.
Amo y acepto lo que soy y lo que hago.
CAPÍTULO 10: LAS RELACIONES
Todas mis relaciones son armoniosas
La única manera de cambiar a los demás: es empezar por cambiarnos nosotros.
Cómo se atrae el amor:
El amor llega cuando menos lo esperamos, cuando no vamos en busca de él. Si anda a la caza del amor, jamás encontrará la pareja adecuada. Haga una lista de las cualidades que le gustaría que hubiera en la relación y cultívelas en usted. Así podrá atraer a una persona que las tenga.
Si ama, podrá ser amado.
Vivo en armonía y equilibrio con todos los seres que conozco.
En el centro profundo de mi ser hay una fuente de amor infinita.
Ahora dejo que ese amor fluya a la superficie, que me llene el corazón, el cuerpo, la mente, la conciencia y la totalidad de mi ser, y que desde mí irradie en todas direcciones y vuelva a mí multiplicado.
Cuanto más amor uso y doy, más tengo para dar, porque la provisión es inagotable.
La donación de amor hace que me sienta bien, porque es una expresión de mi júbilo interior. Porque me amo cuido amorosamente mi cuerpo.
Con amor lo alimento con productos sanos y beneficiosos,
Lo cuido y lo visto con amor, y mi cuerpo con amor me responde vibrante de salud y energía.
Porque me amo, me ofrezco un hogar confortable, que satisface todas mis necesidades, y donde estar es un placer.
Porque me amo, tengo un trabajo que realmente disfruto haciendo y donde pongo en juego mi talento y mi capacidad creativa, trabajando con y para gente que amo y que me ama y obteniendo buenos ingresos.
Porque me amo, pienso y me conduzco afectuosamente con todas las personas, porque sé que aquello que les doy vuelve a mí multiplicado.
A mi mundo atraigo solamente a gente que me ama, porque es un reflejo de lo que yo soy.
Porque me amo, perdono y renuncio totalmente al pasado, a toda experiencia pasada, y soy libre.
Porque me amo, vivo totalmente en el ahora, sintiendo que cada momento es bueno, y sabiendo que mi futuro es resplandeciente, jubiloso y seguro.
Todo está bien en mi mundo.
CAPÍTULO 11: EL TRABAJO
Todo lo que hago me gratifica profundamente
Si tiene un trabajo que no le interesa o está sin trabajo, empiece por bendecir la situación en la que se encuentra. Reconozca que esto es solo un paso en su camino. Bendiga su trabajo, el edificio, el ascensor, las escaleras, la gente con la que trabajaba, los clientes.
Empiece a afirmar para sus adentros que siempre trabaja para jefes estupendos, que su jefe lo trata con respeto y cortesía, y que es un hombre generoso, con quien da gusto trabajar.
Si quiere dejar su trabajo, empiece afirmando que se lo deja con amor a la persona que haya de sucederle, que estará encantada de obtenerlo. Tenga la seguridad de que en el mundo hay personas que buscan exactamente lo que usted puede ofrecer, y de que ellas y usted está a punto de encontrarse en el tablero de la vida.
Si le gusta su trabajo, pero siente que no está suficientemente bien pagado, empiece a bendecir con amor su salario actual. Al expresar gratitud por lo que ya tenemos, propiciamos que aumente. Afirme que se merece un aumento, es muy valioso dentro de la compañía
Me gano bien la vida haciendo algo que me complace, y para mí el trabajo es fuente de júbilo y placer.
CAPÍTULO 12: EL ÉXITO
Toda experiencia es un éxito
“Si no aciertas la primera vez, vuelve a intentarlo”!
Cuando un niño está aprendiendo a caminar o a hablar, lo estimulamos y elogiamos por todos sus progresos, hasta por los más pequeños. Y el niño, resplandeciente de orgullo, procura ansiosamente hacerlo mejor. ¿Es ésa la forma en que usted se estimula cuando está aprendiendo algo nuevo, o se dificulta el aprendizaje tratándose de estúpido y torpe o diciéndose que es un “fracaso”?
Aquí tiene algunas “afirmaciones para el éxito” que pueden serle útiles:
  • La Inteligencia Divina me da todas las ideas que necesito.
  • Todo lo que hago es un éxito.
  • Hay de todo para todos, incluso para mí.
  • Muchísima gente necesita mis servicios.
  • Me asocio al club de los triunfadores.
  • Las bendiciones que me colman exceden mis me]ores sueños.
  • Soy un imán que atrae toda clase de prosperidad y riquezas.
  • Para mí hay oportunidades doradas por doquier.
Escoja una de las afirmaciones anteriores y repítala durante varios días. Después haga lo mismo con otra, no se preocupe por “cómo” logrará todo eso; las oportunidades vendrán a su encuentro. Confíe en que su inteligencia interior se ocupará del asunto y será su guía. Usted se merece ser un éxito en todos los aspectos de su vida.
Dentro de mí llevo todos los ingredientes del éxito, y ahora permito que su fórmula fluya a través mío y se manifieste en mi mundo.
CAPÍTULO 13: LA PROSPERIDAD
Me merezco lo mejor y lo acepto, ahora mismo
Agradezca lo que tiene, y ya verá cómo aumenta.
Si le regalan algo, acéptelo con señorial agradecimiento. Si es algo que no puede usar, déselo a alguien. Limítese a sonreír y a dar las gracias. De esa manera hará que el Universo sepa que está en disposición de recibir sus bienes.
Haga lugar para lo nuevo: Sí, haga lugar para lo nuevo. Vacíe el frigorífico, tire todos esos restos envueltos en papel de aluminio. Limpie los armarios, deshágase de todo lo que haya usado en los últimos seis meses.
Los armarios atestados y desordenados reflejan una mente en desorden. Mientras limpia los armarios, dígase que está limpiando sus armarios mentales. Al Universo le encantan los gestos simbólicos.
¡El dinero es lo que más fácilmente se materializa!
Su seguridad no reside en su trabajo ni en su cuenta corriente, ni tampoco en sus inversiones, en su cónyuge o en sus padres. Su segundad reside en su capacidad para conectarse con el poder cósmico que crea todas las cosas.
Regocíjese por la buena suerte ajena: No critique la forma en que los demás gastan su dinero. Eso no es asunto suyo.
Bendiga la buena suerte ajena, y sepa que hay con creces para todos.
Reconozca la prosperidad: Cuando algo se va, es sólo para dejar lugar a algo nuevo y mejor
Acepte los cumplidos: Los cumplidos son donaciones de prosperidad y hay que aprender a aceptarlos con naturalidad y gracia.
Mejor aún es aceptar el cumplido y devolverlo.
Alégrese de vivir, de estar sano, de tener amigos, de ser creativo, de ser un ejemplo viviente de la alegría de vivir.
Mis necesidades y deseos me satisfacen todos sin haberlo pedido siquiera.
Me regocijan los éxitos ajenos, porque sé que hay de sobra para todos.
Mi bien proviene de todos y de todas partes.
CAPÍTULO 14: EL CUERPO
Con amor escucho los mensajes de mi cuerpo
Estar tenso no es ser fuerte. La tensión es debilidad. Estar relajado, centrado y sereno, eso es ser realmente fuerte. Sería bueno que todos relajásemos más el cuerpo.
Nosotros creamos nuestras experiencias, nuestra realidad y todo lo que hay en ella. Cuando creamos en nuestra mente paz, armonía y equilibrio, eso es lo que encontramos en la vida.
Somos nosotros los que nos enredamos hasta tal punto en los dramas que nos creamos que con frecuencia dejamos de prestar atención a las pequeñas alegrías que nos rodean.
Sea dulce y bondadoso con el niño que lleva dentro, y ofrézcale todo el apoyo y estímulo que usted necesitaba cuando era pequeño.
Renuncie al pasado; déjelo que se vaya y recupere su propio poder. Deje de estar pendiente de lo que quiere, y use su mente para crear lo que “sí quiere”.
El hecho de que una relación se acabe no significa que nada ande mal en mí, ni disminuye mi valor intrínseco.
Lo que importa no es lo que sucede, sino cómo reaccionamos ante ello.

Un comentario sobre “Resumen del libro: Usted puede sanar su vida, Louise Hay

Los comentarios están cerrados.