Preparación al parto. 5ª sesión

El cronograma de la sesión es el siguiente:

  1. Lactancia materna:

Es el mejor alimento que le podemos dar al niño. Se recomienda lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses, y complementaria (junto con otros alimentos) al menos durante 2 años.
Al principio, el bebé hará unas 8-12 tomas de unos 30-45 minutos cada una, y luego se irán espaciando y acortando. Cuando el bebé mueve la cabeza hacia los lados, como buscando, se chupa las manos, etc, puede ser indicio de que quiera mamar.
La leche materna, al principio de la toma es más acuosa y menos calórica, luego se va espesando y al final es más grasa y calórica, por lo que le pondremos en un pecho hasta que ya no quiera más, y después le ofreceremos el otro pecho, habrá veces que lo quiera y otras que no.
Los primeros días después del parto (hasta las 48-96 horas) no tendremos leche madura, lo que tenemos es el “calostro”, que es una sustancia amarilla y espesa rica en anticuerpos y proteínas, esto lo tomará el bebé hasta que nos suba la leche, le ayudará a eliminar el “meconio” (1ª deposición del bebé). El estómago del bebé al nacer tiene el tamaño de una uva, por lo que con lo poco que salga de calostro estará satisfecho.
Con el tiempo, el estómago del bebé va creciendo, y en un mes tendrá el tamaño de un huevo aproximadamente. Pero ya nos habrá subido la leche y podremos saciarle.

BENEFICIOS PARA LA MADRE:
– Favorece el vínculo afectivo entre la madre y el bebé
– Las madres que dan el pecho, tienen menores síntomas de ansiedad
– La recuperación física es más rápida
– Disminuye el sangrado después del parto, aumentando los depósitos de hierro. Además la regla nos vendrá cuando dejemos de dar el pecho o cuando espaciemos más las tomas.
– Disminuye el riego de artritis reumatoide, diabetes y cáncer de mama y ovario.
– Es gratuita, higiénica (no hay que esterilizar) y cómoda (no hay que preparar biberones).
– La lactancia materna nos ayuda a perder hasta 500gr al mes. Además con una buena alimentación, y ejercicio físico después de las 6-8 semanas del parto (pilates, hipopresivos, caminar, etc. podremos volver al peso inicial.

BENEFICIOS PARA EL BEBÉ:
– Adecuada a sus necesidades nutritivas en cada momento.
– Es más digestiva por lo que produce menos estreñimiento, cólicos y reflujo.
– Los niños alimentados con leche materna tienen menor riesgo de obesidad, diabetes, celiaquía, artritis reumatoide infantil y enfermedad tiroidea autoinmune.
– Menor riesgo de padecer dermatitis atópica, asma y síntomas respiratorios tras exposición a polen y pelo de animal.
– Los prematuros tienen un mejor desarrollo neurológico.
– Disminuye el riesgo de muerte súbita del lactante y de cáncer infantil.
– Ayuda al correcto crecimiento maxilofacial.
– No hace falta sacarle el aire después de comer, ya que con el pecho no tragan aire, si tuviese algo de aire lo expulsaría solo.

COLOCACIÓN DEL BEBÉ:
– El niño, para amamantar, tiene que enganchar la areola, si solo coge el pezón no sale leche y a la mamá le dolerá.
– Cabeza y hombros del bebé sobre el antebrazo de la madre.
– Cabeza del bebé frente al pecho de la madre y tripa con tripa.
– Nariz-boca al mismo nivel que el pezón.
– Desplazar al bebé hacia al pecho.
– Nos cogemos el pecho por encima y por debajo de la areola, en forma de “C”, dejando margen para que el bebé se enganche bien a la areola.
– Estimular con el pezón la parte superior del labio (bigote), así el bebé abrirá la boca y cogerá un buen trozo de areola.
– Tenemos que ver menos areola por abajo que por arriba, el bebé debe tener el labio inferior girado hacia abajo (como si nos enseñara la encías).
– También podemos probar el autoenganche: dejamos al bebé encima de nosotras, cerca del pecho y el se irá moviendo hasta engancharse solo.

CONSEJOS:
– Los primeros meses no hay que dejar que pase más de 4 horas sin darle el pecho.
– No se recomienda usar chupete hasta el primer mes, cuando se haya afianzado la lactancia materna. Al darle el chupete pide menos tomas, mejor dárselo para dormir y al año se lo retiramos.
– Cuando demos el pecho, nos dará sed, por lo que es aconsejable tener una botella de agua cerca.
– Se puede beber bebidas gaseosas o alimentos que produzcan flatulencias, porque los gases no pasan a la leche materna.
– No es recomendable comer ajo, cebolla y espárragos durante la lactancia materna, porque dan mal sabor a la leche, aunque podemos probar a ver si el bebé no lo rechaza.
– La dosis de cafeína se mantiene como en el embarazo, 1 dosis al día, porque la cafeína sí pasa a la leche.

CONSERVACIÓN DE LA LECHE MATERNA EN NEVERA Y CONGELADOR:
– La leche en el congelador dura 3-4 meses, se recomienda meterla directamente en el congelador, si la hemos metido en la nevera y no han pasado más de 48 horas, se puede congelar, si ha pasado más tiempo, dejar en la nevera hasta unos 5-8 días (mejor en una balda de la nevera, en la puerta se enfría menos). Una vez que descongelamos la leche, aguanta 24h en la nevera. La leche que ha sido congelada, al descongelarse puede oler mal, pero no pasa nada, se puede tomar.
– No es necesario esterilizar los botes de plástico duro o cristal que usemos para almacenarla.
– No se puede mezclar leche fría con leche recién extraída, tienen que estar a la misma temperatura.

¿CÓMO SÉ SI ESTÁ COMIENDO BIEN?
– Debe tomar entre 8-12 tomas diarias.
– El aumento de peso suele ser de 120-210 gramos por semana.
– Al nacer el bebé pierde peso, un 7-10%, que tiene que recuperar en unas 2 semanas.
– Habrá que cambiarle de pañal unas 5-6 veces al día, fijarnos en si orina bien. Las deposiciones suelen ser amarillentas, casi líquidas con algún grumo, parecen tener diarrea.

DIFICULTADES DE LA LACTANCIA:

– Congestión del pecho: sucede al 3er-5º día de dar a luz, por la subida de la leche, duran un par de días. Hay que poner al bebé a mamar, para que vacie los pechos, podemos ponernos calor o frío para aliviar la zona. También podemos tomar analgésicos, dar un masaje hacia la axila en forma de círculos, darnos en el ducha con agua caliente o usar el sacaleches para vaciarnos (no se recomiendan los sacaleche de bocina). Colocarnos 2 hojas de col frescas en el pecho nos ayuda a descongestionar el pecho, pero primero hay que estirar las hojas para romper los nervios.
– Grietas en el pezón: pueden sangrar, no es perjudicial para el niño y no hay que retirar la lactancia materna. Nos lavaremos el pecho 2-3 veces al día, para evitar que se infecte, podemos poner la pomada “Purelan” y dejar el pecho al aire. También podemos colocarnos los parches de hidrogel de Medela y quitárnolos sólo para las tomas.
– Conducto lácteo obstruído: se nos puede obstruir por un sujetador que nos aprete, aparece un bulto que duele. Podemos poner al niño al pecho colocando su barbilla en la zona del bulto, darnos un masaje o ponernos calor.
– Mastitis: inflamación de la glándula mamaria por infección. Se notará una zona roja, caliente y que duele, suele dar fiebre y malestar general. Puede aparecer por obstrucción de conductos, ingurgitación (inflamación del pecho producida por líquidos) y grietas.

2. Recomendaciones:

Web: e-lactancia.org

Vídeo: agarre espontáneo al pecho- afianzamiento espontáneo.

Web: IHAN: grupos de apoyo de lactancia materna.

Libro: Un regalo para toda la vida, de Carlos González

Si quieres leer el resto de post sobre la preparación al parto:

Sesión nº 1

Sesión nº 2

Sesión nº 3

Sesión nº 4

Sesión nº 6