Libro: El shock sentimental: como superarlo y recuperar la capacidad de amar, Stephen Gullo y Connie Chur

El_shock_sentimental

Este libro es de gran ayuda para superar una ruptura, te recomiendo que lo leas si te gusta este resumen. Puedes comprar el libro aquí.

INTRODUCCIÓN

Lo que ofrecemos son las pautas necesarias para ayudar a superar la crisis sentimental. Lo primero que le ocurría al individuo cuando una relación amorosa llegaba a su fin, era que quedaba afectado por cierta forma de shock. Sentir un profundo sufrimiento emocional a causa de un amor perdido es una señal de nuestra gran capacidad de amor.

Cuando uno queda profundamente comprometido en una relación amorosa, expone una parte de sí mismo que muy pocas personas conocerán jamás. Y esta es la razón por la que uno siente tanto dolor cuando una relación amorosa llega a su fin.

No sólo existe el dolor destructivo sino también el dolor que nos hace crecer. Aprendiendo a dominarlo, desarrollaremos técnicas para hacer frente a los problemas, técnicas decisivas para la vida: la capacidad de aceptar una pérdida y recuperamos, consiguiendo mantenernos íntegros mientras continuamos viviendo una vida plena y amando nuevamente.

COMPRENDER EL SHOCK SENTIMENTAL

El shock sentimental es un fenómeno normal con un curso previsible de síntomas, fases y acontecimientos para los que existe un principio y un fin. El grado de shock sentimental es directamente proporcional a la intensidad del compromiso existente en la relación amorosa. A la mayoría de la gente le lleva alrededor de un año completar la experiencia del shock sentimental, no es extraño que la recuperación requiera más tiempo. El tiempo necesario está determinado por la cantidad de tiempo que uno ha pasado con la otra persona y por la profundidad del compromiso.

Hacer frente a la experiencia del shock sentimental y comprender lo que falló en la relación puede convertir el dolor en una experiencia de crecimiento y proporcionar ideas y técnicas para afrontar la situación que pueden enriquecer la siguiente relación.

Las consecuencias de un shock sentimental mal resuelto pueden afectar a algo más que a su salud emocional. Cuando su vida está llena de sufrimiento emocional y no puede afrontar los sentimientos que acompañan a este sufrimiento, el cuerpo recibe la señal de que usted no quiere recuperarse. Recientes estudios médicos demuestran que la tensión generada por una pena no resuelta, la depresión y la desesperación pueden debilitar el sistema inmunológico del organismo, haciéndolo más susceptible a la enfermedad.

Los síntomas del shock sentimental se desarrollan según una pauta previsible que puede dividirse en seis etapas: shock, pena, adjudicación de la culpa, resignación, reconstrucción y resolución.

1. SHOCK: al principio del shock sentimental usted experimenta una inmediata sensación de paralización, desorientación e incredulidad. Su vida parece estancada, mientras usted centra su atención en la pérdida.

2. PENA: cuando se lamenta por la pérdida de una persona.

3. ADJUDICACIÓN DE LA CULPA: empieza a analizar lo que salió mal para decidir de quién fue la culpa. Junto con el dolor, la emoción más fuerte que sentirá en este momento será la ira. Superada la ira, usted puede entablar otra relación en la que, se desquita con la otra persona del daño y del dolor que experimenta en su interior. Puede ser verbalmente insultante, físicamente distante o simplemente negligente con respecto a las necesidades de la otra persona.

4. RESIGNACIÓN: es la transición más difícil. Es el momento en que la persona afectada está en condiciones de decir “Esta persona ya no está en mi vida.  Puedo pasarme la vida lamentándome o enfureciéndome, o puedo seguir adelante”.

5. RECONSTRUCCIÓN: en este punto usted se da cuenta de que pasa más días alegres que días tristes. Está preparado para salir con alguien; quiere salir y empezar realmente a vivir. Se ha curado, pero necesitan construir su fortaleza desarrollando el amor propio y la seguridad en sí mismos.

6. RESOLUCIÓN: usted ha hecho las paces con su sufrimiento emocional.

AFRONTAR LOS TEMORES

De alguna manera, a medida que el shock comienza a atenuaras y la persona pasa a la segunda etapa, la pena, los temores empiezan a surgir y pueden resultar incluso agobiantes. Usted empieza a afrontar la realidad de su situación: una importante relación amorosa ha dejado de ser parte de su vida.

El hecho de saberlo no disminuirá el sufrimiento, pero le proporcionará a usted un mayor control, porque comprenderá lo que está sucediendo.

En la segunda etapa de la pena, es muy probable que se sienta aterrorizado ante la posibilidad de sentir siempre lo que está sintiendo en ese momento. Teme que a causa de ello nunca será capaz de avanzar para seguir viviendo y amar realmente de nuevo.

Lo que debe hacer durante estos períodos de intenso temor es vivir cada momento, relajándose a través de las rutinas diarias, y confiar en que con el tiempo su sufrimiento emocional perderá intensidad.

Una rutina positiva proporcionará una estructura allí donde hay un caos emocional y ayudará a recuperar el rumbo de su vida. Se sorprenderá al comprobar que concentrarse en el trabajo o en un deporte, actividad o pasatiempo de su agrado le hará diversificar su atención, logrando que se sienta mucho menos temeroso.

Para contrarrestar la soledad, inicialmente, durante la etapa de la pena, cuando su soledad y sufrimiento emocional sean más agudos, haga cualquier cosa que le ayude a sentirse mejor, siempre que no sea destructivo para su bienestar. Uno de los mejores modos de olvidarse de su propio sufrimiento es ayudar a los demás.

Muchas personas con shock sentimental tienen dificultades para aceptar que son impotentes con respecto a su situación y para enfrentarse al temor de no poder dominar los cambios que se están produciendo en sus vidas. Esto se debe a que han pasado gran parte de su vida estructurando situaciones con la finalidad de poder dominarlas. Este problema es más frecuente en profesionales dinámicos y en hombres y mujeres competentes y atractivos. Les resulta incomprensible no poder volver a comprar, atraer o seducir a la persona con la que mantenían esa relación. Estas personas no tienen que hacer nada, excepto seguir viviendo y liberarse de la fantasía. Acepte el hecho de que la relación ha terminado y tenga fe en que finalmente algún hombre o mujer se convertirá en parte de su vida.

¿RECHAZADOR O RECHAZADO?

Cuando una persona pone fin a una relación en calidad de rechazador voluntario, ya se encuentra emocionalmente distanciado y, tal vez, en algún punto de las dos etapas finales del shock sentimental: la reconstrucción y la resolución.

Si bien el shock es mayor cuando el rechazo surge inesperadamente, el efecto es siempre peor de lo imaginable. Esto puede llevarle a un estado de shock profundo. Saber de repente que ya no podrá ver ni hablar con esa persona en el mismo nivel de intimidad, resulta psicológicamente abrumador.

Un problema adicional que usted debe afrontar cuando le rechazan, más allá de la pérdida amorosa, es la pérdida del amor propio. Puede experimentar una profunda sensación de fracaso e insuficiencia.

Recuerde que solo es responsable de su propia conducta en la relación, y que no puede cambiar la conducta de su pareja. Su única preocupación debería ser los cambios que usted necesita hacer.

SU CAMBIO AFECTIVO EN EL SHOCK SENTIMENTAL

No niegue el dolor de la pérdida. Eso sólo retrasará la inevitable comprensión y, peor aún, le dará una falsa sensación de esperanza mientras usted creerá haber alcanzado la reconstrucción e incluso la resolución cuando en realidad no habrá llegado a la resignación, que es el liberador emocional de la relación.

Es necesario evitar el papel de víctima al que estaba jugando. Si usted cree que es una víctima, probablemente responderá a la crisis del shock sentimental de manera pasiva. Atrapada en el recuerdo del pasado y en el sufrimiento del presente, a menudo pensará que su vida ya no le pertenece. No podrá imaginarse cómo seguir viviendo y se parará en seco deliberadamente.

Tiene que pasar todo un año después de la ruptura para quedar libres del zigzagueo y de los recuerdos. También he observado que, a medida que se acerca el final se ese año, vuelven a obsesionaras con todo lo que han perdido.

LAS TRAMPAS DEL AMOR: LOS CINCO ERRORES MÁS COMUNES DURANTE EL SHOCK SENTIMENTAL

Las trampas son: la dependencia, las nuevas ataduras, el fenómeno de la mariposa en la llama, la huida a través del exceso y las compras por comparación.

1. La dependencia se concreta de tres maneras diferentes:

A) el pensamiento obsesivo: usted pasa varias horas pensando en su pareja anterior, no puede librarse de la otra persona. Ésta invade sus sueños e incluso puede alterar su conducta. Cada vez que empiece a pensar en su anterior pareja, dígase inflexiblemente: BASTA!. Luego empiece a pensar en otro tema o dedíquese a una actividad que distraiga su atención.

B) la venganza del amor: puede comprometerse en una relación en la que siente que detenta el control total, de modo que nadie tenga la posibilidad de volver a dañaron. Finalmente se cansa y se vuelve inquieto y furioso con la persona que le permite ejercer el dominio; descubre que es usted desgraciado y se siente herido.

Para salir de la pauta de venganza amorosa, en primer lugar debe comprender que se trata de una reacción natural ante el rechazo sufrido. Debe reconocer su ira y librarse de ella. El modo más saludable de hacerlo consiste en dirigir la ira hacia uno mismo, no hacia otra persona.

Mantenga el contacto con sus sentimientos, a través de un diario, escriba por las mañanas lo que siente en general, y por la noche analice su reacción ante las diferentes personas y situaciones con las que se haya enfrentado durante el día. Si ha entablado alguna relación, analice honestamente sus verdaderos sentimientos y el papel que esta relación desempeña en su vida.

C) la exageración: Puede ser a través de la idealización, que consiste en una concentración constante en todas las cualidades maravillosas de la persona que le ha rechazado. Esto ocurre con mayor frecuencia durante la etapa de la adjudicación de la culpa. Yo le aconsejo que cada vez que descubra que sólo piensa en los aspectos positivos de la otra persona, se siente y haga una lista de todas las cosas negativas que se le ocurran, a medida que empieza a ver la relación tal y como fue. Su idealización disminuirá y usted será capaz de empezar a pensar en el modo de seguir adelante.

2. Las nuevas ataduras: establecer continuamente nuevas ataduras es muy común entre los hombres, porque tienen más dificultades que las mujeres para afrontar abiertamente sus sentimientos y el sufrimiento emocional.

3. El fenómeno de la mariposa en la llama: es una forma de zigzagueo que le hace retroceder constantemente a la anterior relación sólo para afligirle una herida más. Cuanto más se someta usted al rechazo de la otra persona, mayor será su sufrimiento.

4. La huida a través del exceso: intenta huir de sus sentimientos a través de excesos con la comida, bebida u otras sustancias, lo que sólo conseguirá agravar la situación.

5. Compras por comparación: usted siente que ya está en condiciones de salir con otra persona, pero lamentablemente nadie se adapta a sus expectativas porque usted compara sin cesar a todo aquel que conoce con su anterior pareja, o busca a alguien que sea exactamente igual que su anterior pareja.

El secreto consiste en encontrar a alguien que satisfaga sus necesidades sin el perjuicio ni las incompatibilidades que suponía la relación anterior, por ello usted debe centrarse en sus necesidades personales y en cómo satisfacerlas.

LA RESIGNACIÓN: DECIR ADIÓS AL AMOR

Usted puede usar la siguiente afirmación: “Esta relación ha terminado. X ya no forma parte de mi vida. Cuanto más pronto me libere, más feliz seré”.”Ésta es mi realidad. Puedo seguir sintiéndome desgraciado, o puedo aceptar que la relación ha llegado a su fin. Esto significa librarme de todos los pensamientos con respecto a mi ex. Ahora soy libre y estoy preparado para volver a empezar. Ahora estoy solo. Lo que tendré en la vida es lo que yo mismo sea capaz de conseguir. Si me permito sentirme desgraciado un día más, sólo lograré otro día de sufrimiento”.

CONVERTIRSE EN SU PROPIO MÉDICO

Ejercicios que le ayudan a superar las últimas etapas de la recuperación:

1. El autocontrol: Si es honesto con usted mismo, el autocontrol le alertará ante cualquier hábito o pauta destructiva que se está gestando. El autocontrol puede lograrse escribiendo un diario, o haciendo una simple lista de las actividades del día y de lo que sintió mientras las realizaba, o manteniendo un diálogo interno acerca de lo que está haciendo, de cómo se siente, y de cómo cree estar progresando.

2. Bloqueo del pensamiento: diciéndose BASTA! y pensando en otra cosa cuando los pensamientos sobre su ex pareja aparezcan.

3. Distracciones necesarias: actividades que le resulten interesantes, serán amortiguadores del shock sentimental y suponen una gratificación.

4. Relajación: a través de baños calientes, música suave o cualquier cosa que le ayude a superar la fuerte tensión.

5. Sugerencias positivas: repita una y otra vez afirmaciones positivas, tales como: “mi shock sentimental está terminado” “me vuelvo cada día más fuerte” “se controlarme”.

6. Recordatorios: coloque notas de afirmación en lugares estratégicos, por ejemplo, una nota que ponga ¡No llames! junto al teléfono.

7. Deje que alguien sea su número de urgencias: una o varias personas a las que pueda llamar para que le apoyen en caso de que se sienta triste.

8. Cuando dude, busque ayuda: si se siente fuera de control o teme cometer un acto autodestructivo, busque ayuda profesional.Puede escribir acerca de la dinámica de la relación: que tuvo de bueno, cuándo y por qué tuvo que cambiar, por qué tuvo que terminar, y en qué sentido es positivo que haya concluido. Las personas que atraviesan todas las etapas del shock siempre salen de él fortalecidas. Piense en él como en el fortalecimiento del sistema inmunológico emocional.

Usted permitió que su cónyuge se conviertiera en toda su vida, habrá comprendido que nunca puede confiar en que una sola persona sea su única fuente de apoyo emocional. Eso es poco realista, y es una carga demasiado pesada como para que la pueda soportar cualquiera.

Aplique a sus emociones la diversificación. Una gran variedad de intereses no sólo facilitará su desarrollo psicológico, sino que llenará su vida, y hará que usted resulte interesante para otra gente.

CÓMO SABER CUANDO SE ESTÁ PREPARADO PARA VOLVER A AMAR

De repente se da cuenta de que el sufrimiento ha desaparecido. Sus primeros pensamientos ya no se centran en qué estará haciendo su anterior pareja; en realidad, ya no le importa en ningún sentido porque usted está muy ocupado reconstruyendo su vida. Los malos recuerdos de la ruptura se han desvanecido. Tal vez aún sufre de vez en cuando una regresión al shock sentimental, pero pasa rápidamente. No cabe ninguna duda: su vida ya no gira alrededor de su pérdida amorosa y su energía ya no se centra en recuperarla.

VOLVER A AMAR
Ya sabe qué puede proporcionarle alegría en una relación, qué situaciones puede tolerar y a qué puede comprometerse, y que le resulta insoportable. Amar no es suficiente para sustentar una relación amorosa.

Antes de poder amar abiertamente y con franqueza, debe situar el pasado en una perspectiva adecuada. Esto significa desprenderse de cualquier sentimiento destructivo de ira o amargura que aún pueda subsistir.

Tal vez experimente de vez en cuando un zigzagueo que le devuelva a la etapa de la adjudicación de la culpa, provocado por una flashback del shock sentimental que pueda despertar viejos sentimientos.

Recuerde que la vida es demasiado corta como para dedicarle su tiempo y sus pensamientos a la ira.

No permita que su shock sentimental le convierta en un cobarde o le incapacite para volver a amar. Porque si permite que la relación fracasada y el shock sentimental le hagan sentir miedo con respecto al amor, habrá perdido la capacidad de amar.

Es necesario que usted desarrolle la capacidad de distanciarse del sufrimiento emocional del pasado. Recuérdese a sí mismo todo lo que ha superado emocionalmente y dedíquese al nuevo ciclo vital que empieza con la resolución.

Mientras se libera de los últimos sentimientos negativos, evite hablar de su anterior relación de un modo despectivo. No es prudente emitir, en una posible nueva relación, comentarios y observaciones amargos, porque puede que le malinterpreten. Sólo usted sabe lo que ha sufrido, y hablar de su pasado de esta manera sólo puede ensombrecer lo que podría y debería ser algo totalmente nuevo. Cuando le planteen preguntas acerca de su relación anterior, intente hablar de ella objetivamente y mencionar algunos de sus aspectos positivos. Si se siente incapaz de hacerlo, o incómodo hablando de ello, dígalo y cambie de tema.

Conseguir la mejor relación: Las 2 personas que forman la pareja deben compartir la misma filosofía de vida.La esencia de una filosofía de la vida compartida consiste en que los fundamentos y los objetivos sean básicamente los mismos; una filosofía compartida supone que la mayor parte de sus necesidades quedarán satisfechas, del mismo modo que usted podrá satisfacer la mayor parte de las necesidades de su pareja.

Tener una filosofía compartida de la vida no significa que no puedan existir gustos diferentes. En realidad, una de las cosas que se llegan a comprender durante el shock sentimental es la importancia de mantener la individualidad dentro de la relación.

No es posible casarse con una promesa: cuando uno se compromete en una nueva relación, debe recordar que aquello que ve es lo que va a obtener.

Debe comprender que si bien la otra persona puede tener la mejor de las intenciones, lo que él o ella son en este momento es la única garantía que usted tiene. No se comprometa en una relación porque se sienta seducido por lo que la otra persona le prometa. O porque abrigue la esperanza de convertir a esa persona en lo que usted cree que podría ser.

Antes de asumir un compromiso, sea realista y hágase las siguientes preguntas: “Si esta persona nunca llega a ser nada más que lo que es ahora ¿debo aceptarla? ¿puedo amar a esta persona tal como es, incluyendo sus malos hábitos, que tal vez nunca cambien?”Aspirar al amor sinérgico, o amor saludable: Muchos psicólogos dividen en tres tipos básicos las relaciones amorosas en las que podemos vernos implicados: parasitaria, simbiótica o sinergética.

En una relación parasitaria, la persona toma mucho más de lo que aporta a la relación.

Cuando una relación es simbiótica, las 2 personas se alimentan mutuamente. Solos se sienten incompletos, ya que ninguno de los 2 está seguro de su propia identidad.

En una relación sinérgica, ambas personas maduran a través de la relación más de lo que cada uno es capaz de madurar por sí sola. Por separado, ambas son razonablemente fuertes, individuos seguros que están satisfechos de sí mismos, pero cuando están juntos, su amor crea un vínculo generoso y enriquecedor, proporcionando a cada uno mayor felicidad de la que jamás imaginaron. Ambos han adquirido la capacidad de ser felices por sí solos, se dan cuenta de que compartir la vida con la persona adecuada puede acerles aún más felices. Esta es una relación basada en una filosofía compartida de la vida, en la confianza mutua y en un intercambio recíproco.

Lo importante al crear una nueva relación y al intentar mantener una relación amorosa sinérgica, es que ninguno de los 2 comprometa lo que es esencial para su felicidad personal y su bienestar emocional.

La realidad del amor es que, para que siga viviendo, es necesario el sacrificio de los 2 miembros de la pareja. Para que exista armonía, usted debe pensar, actuar y reaccionar en nombre de 2 personas, y no de una; debe considerar los sentimientos de su pareja del mismo modo que los suyos. Sus deseos y necesidades sólo corresponden a la mitad de un todo, que ahora está compuesto por 2 personas.