Libro: El arte de no amargarse la vida, Rafael Santandreu

El_arte_de_no_amargarse_la_vida

A continuación os dejo partes de este libro que me hicieron pensar. Os recomiendo leer el libro completo, esto son solo fragmentos, si os gusta, os encantará el libro. Puedes comprar el libro aquí.

Capítulo 1: Transformarse en posible

Cambiar es posible. Nos costará un esfuerzo continuado, pero se puede lograr.

Capítulo 2: Piensa bien y te sentirás bien.

Epicteto enseñaba a “no sentir emociones negativas exageradas”, decía que “no nos afecta lo que nos sucede sino lo que nos decimos sobre lo que nos sucede”.

Entre los hechos externos y los efectos emocionales, existe una instancia intermedia: los pensamientos. Son las ideas, la interpretación, mi diálogo interior lo que me deprime.

Las creencias irracionales se caracterizan por:

1. Ser falsas (por exageradas)

2. Ser inútiles (no ayudan a resolver problemas)

3. Producir malestar emocional

Generalmente, la fuerza emocional, el buen diálogo interior, se aprende en la infancia, las personas más fuertes y sanas obtuvieron la cordura de sus padres.

1. Las emociones sólo son posibles a partir de determinados pensamientos.

2. La clave para el cambio está en aprender a pensar de una forma más eficaz.

3. La principal distorsión cognitiva consiste en tomarse todo a la tremenda y anticipar desgracias.

4. Las creencias irracionales son falsas, inútiles y nos hacen sufrir.

Capítulo 3: Basta de dramatizar!

Uno de los mejores criterios para saber sí algo es “un poco malo” o “muy malo” es preguntarse: ¿en qué medida eso me impide hacer cosas valiosas e mi vida?

Capítulo 4: Preferencias en vez de exigencias

Ejemplo:

-¿No es normal estar mal cuando no puedes tener al amor de tu vida?

– Eso es una idea hiperromántica fruto de tu absurda necesititis, es normal estar disgustado, moderadamente triste, pero no deprimido. Tu novia te ha dejado, ésa es la realidad. Te gustaría estar con ella, pero no necesitas estar con ella para ser feliz. Así es para todo el mundo, así que no te digas lo contrario.

La persona madura, sabe que la única forma de disfrutar de los bienes de la vida, es estar dispuesto a perderlos. De lo contrario, la tensión inherente a la posibilidad de perderlos, es demasiado grande. Sólo podemos disfrutar de lo que podemos prescindir.

Existen miles de creencias irracionales, pero se pueden agrupar en: “yo debo”, “tú debes”, “el mundo debe”.

Capítulo 5: El Top ten de las creencias irracionales

Hay 3 categorías:

1. Debo hacer las cosas bien.

2. La gente me debe tratar bien.

3. Las cosas me deben ser favorables.

Capítulo 7: La rutina del debate

Este análisis conlleva:

1. Detectar las creencias irracionales

2. Combatirlas con argumentos, no simple pensamiento positivo.

3. Desarrollar nuevas creencias racionales

Capítulo 8: visualizaciones racionales.

Hay que refrenarse continuamente para no trasformar los deseos en necesidades.

Capítulo 9: Reflexión existencial

Lo importante es disfrutar de la existencia, no de cuánto va a durar.

Capítulo 10: Modelaje

Es de una importancia capital no dejarse vencer nunca por la negatividad. No sólo por salud mental, sino, literalmente, por la salud física. Porque si se deja que la negatividad campe a sus anchas, se expande. Tú tienes mucho poder sobre tu mente. Úsalo.

Centra tu vida en lo que puedes hacer y no en tus limitaciones. Si nos concentramos en lo que poseemos y no en las carencias, se abre todo un mundo de posibilidades.

Aunque nos falte un novio con el que vivir, un empleo seguro, compañía… Todo eso no es suficiente como para quitarnos la alegría, la capacidad de hacer cosas hermosas. La mayor parte de las razones por las que nos lamentamos son humo, lloramos por carecer de tonterías innecesarias para la felicidad.

Capítulo 11: Perder el miedo a la soledad

A veces, nos aferramos a ideas falsas que nos traen la desdicha. Si nos atreviésemos a explorar otras propuestas, cambiaría por completo nuestra percepción de muchos de nuestros miedos o amenazas inventadas.

La simple existencia ya es placentera, confortable. No hay que correr a ningún lugar para llenar ningún vacío. Relájate!

En la gran mayoría de los casos, una mala decisión no implica riesgos para la supervivencia física, así que no es algo grave. Por lo tanto, no hay tanto problema a la hora de decidir. La dificultad a la hora de tomar decisiones es fruto de terribilizar sobre las consecuencias negativas de los errores.

Capítulo 12: Superar el miedo al ridículo

La vergüenza de confesar el primer error, hace cometer muchos otros.

A las personas fuertes no les importa mostrarse torpes, feas o pobres: sólo se muestran interesadas en su propia capacidad de hacer cosas hermosas, divertidas y positivas con los demás, se dejan de tonterías y se concentran en lo realmente valioso.

Si no nos dejamos engañar por las apariencias y valoramos por encima de todo la capacidad de amar y hacer cosas gratificantes, la autoimagen deja de ser importante.

Más importante que los logros y capacidades es la capacidad de amar. Y en un segundo lugar, las ganas de hacer cosas valiosas.

Capítulo 13: Mejorar las relaciones

Quizá no sea tan bueno para algunas cosas pero es maravilloso para otras.

El secreto para tener los mejores amigos, es pedirle a cada amigo, sólo lo que pueda dar. Nunca lo que no pueda dar.

¿No es absurdo pedir más a quién deberíamos perdonar más?

Cada uno de nosotros tenemos unos puntos fuertes y otros débiles. ¡No existe la perfección! Y no podemos exigir a nuestros amigos y familiares que sean perfectos. Cuando lo hacemos, nos indignamos con facilidad y tenemos la tentación de descartar a personas MUY VALIOSAS.

Una amiga me contó que dos de mis amigos me criticaban. Pensé que estos dos amigos me querían a pesar de mis fallos, me siguen llamando y cuentan conmigo. Ellos creen que son falible y aún así son mis amigos, ¡eso es aceptación!

La aceptación incondicional de los demás es la clave para mejorar las relaciones en general.

Una buena pareja es aquella que es capaz de ser feliz independientemente de lo que haga el otro.

Les prohíbo a las personas que se prohíban a sí mismas quejarse por nada de lo que suceda en la relación. No vale la pena amargarse el día por tonterías. Un día a la semana les pido que redacten la “lista de sugerencias con amor” y se la entreguen a su pareja. En ella escribiremos todo aquello que desearíamos que nuestra pareja cambiase, dicho con amor.

Nadie es perfecto, ni nosotros, ni los demás.

Es mejor sugerir, que exigir el cambio en los demás.

Quejarse es la mejor forma de arruinar una relación.

Capítulo 14: Controlar tempestades.

Nuestro objetivo es amueblar tan bien nuestra mente que las reacciones de los demás nos afecten muy poco.

Hay que estar realmente convencidos de nuestro sistema de valores más allá de la opinión de los demás.

Sólo podremos ser emocionalmente fuertes cuando sepamos protegernos de las neuras ajenas adquiriendo un convencimiento sólido sobre nuestras ideas.

La segunda medida para permanecer cuerdo en un mundo irracional es no entrar nunca en diálogos de locos. Cuando las personas que tenemos al lado se pongan nerviosas, exageren, nos exijan cosas que no deseamos conceder, lo fundamental será no entrar en su dinámica. De nada servirá intentar convencerla de que no ha habido mala intención, que no vale la pena castigar a nadie con una bronca por eso y que tampoco es necesario amargarse por ello. Lo que podemos hacer, a lo sumo, es intentar influirles positivamente sacándoles de su neura, distrayéndoles con tres herramientas: el humor, el amor y el surrealismo.

Con nuestra actitud cariñosa estamos expresando que es mucho más importante amarnos y mantener la armonía entre nosotros.

¡Déjate de tonterías y haz algo provechoso como reírte, amar o gozar de la vida!

Capítulo 15: Influir en nuestro entorno

Cuando las personas nos volvemos fuertes y sensatas dejamos de exigir al mundo y a los demás que nos concedan todos nuestros deseos. Cuando no somos tan maduros, nos sucede algo parecido a lo que le pasa a un niño pequeño malcriado: “quiero chuches!, cómprame chuches!… Te odio si no me compras chuches!”

Capítulo 16: Atajar el estrés en el trabajo

“Orgullo de la falibilidad”: “me acepto con mis fallos y limitaciones y lo que es mejor, entiendo que esta aceptación me hace ser mejor persona porque el quito exigencias a la vida y mi ejemplo sirve para pacificar el mundo”.

Capítulo 17: Ganar tolerancia a la frustración

La tolerancia a la frustración nos permite disfrutar más de la vida, ya que no perdemos el tiempo amargándonos por las cosas que no funcionan.

Asumir de antemano que esas adversidades forman parte del guión. Digamos que hay que meterlas en el presupuesto general y no preocuparse más de ellas.

Las adversidades forman parte de la vida y son en gran medida, inevitables. Si las aceptamos, no nos molestarán tanto.

Capítulo 18: Liberarse de las obligaciones

Ni él se tiene que molestar conmigo, ni yo con él. Simplemente estamos haciendo lo que deseamos hacer. Lo más lógico es hacer sencillamente lo que nos apetece de forma honesta. Muchas veces, eso coincidirá con las expectativas de los demás, pero otras, no será así, y no pasa nada.

Nadie puede hacer feliz a nadie.

Capítulo 19: Ahondar en la despreocupación: la salud

Sabemos que vamos a morir. Incluso sabemos la fecha: sólo tenemos que restar nuestra edad a la esperanza de vida del momento. Ésa es la fecha de nuestra muerte en el mejor de los casos. El resto de nuestra vida pasará rápido, o sea, que más vale disfrutar de ella mientras podamos.

“Deseo tener una buena salud y vivir muchos años, pero si contraigo alguna enfermedad, no será el fin del mundo. Con enfermedades o sin ellas, la vida ofrece muchas oportunidades de ser feliz. Por lo tanto, si caigo gravemente enfermo,aún podré aprovechar mi tiempo y hacer cosas valiosas”.

Capítulo 22: Ganar autoestima

El problema de la autoestima se resuelve dejando de valorar a los demás según criterios distintos a nuestra capacidad de amar.

Cuando valoro a los demás según sus habilidades o características: ser guapo, rico,listo… estoy dándole importancia a minucias, a cuestiones nimias que no nos definen como especie. Además, cuando valoro cualidades diferentes a la capacidad de amar, me subo a la montaña rusa de la autoestima. Es mucho mejor no valorar a nadie, ni a uno mismo, darle a todo el mundo el mismo valor, considerar que todos los seres humanos son maravillosos por el hecho de serlo. Entonces, también me aceptaré a mí mismo incondicionalmente.

Intentar ser superior no es la solución al hecho de verse inferior. La solución está e no verse inferior y tampoco querer ser superior, en no jugar al juego de la superioridad/inferioridad,sino valorar a todo el mundo igual.

OTRAS FRASES:

” Este trabajo no me gusta, pero de momento, lo tengo que hacer. Venga, ¿qué puedo sacar de positivo de él?

Mi bienestar depende, principalmente, de mi mente y esa llave la tengo yo.

Cuando llegue al río, me plantearé como lo cruzo…mientras, si tengo dos horas de viaje, voy a disfrutarlas.

*Resumen publicado con la autorización del autor.

Web del autor: http://www.rafaelsantandreu.es/
Twitter del autor: https://twitter.com/RSantandreuOfic
Facebook del autor: https://www.facebook.com/rafaelsantandreuoficial
Youtube del autor: https://www.youtube.com/channel/UCTLj6I3VPZEBqOlYxyIynXg

Un comentario sobre “Libro: El arte de no amargarse la vida, Rafael Santandreu

Los comentarios están cerrados.