Libro: Gestión del tiempo. Todo lo que hay que saber. David Valois

Gestion_del_tiempo

Hace un tiempo que publiqué el resumen de otro libro de David Valois, “Fuerza de voluntad en 1 semana“. Su genialidad me ha llevado a leer este libro y ya estoy mirando otros libros de autor, porque me ha encantado. Podéis comprarlos aquí.

El libro consta de 11 apartados y 53 puntos detallados, que os dejo a continuación. Esto es un breve resumen, lo mejor es que leáis el libro completo.

Cómo convertirte en un genio de la productividad

0. Posponer, tu peor enemigo: todo es empezar. Los que consiguen lo que quieren, dicen que la parte más dura siempre es empezar, que el resto viene rodado.
Si partes ese gran proyecto en pequeños trozos, les pones fechas límite y lo mezclas con algunos premios, lo conseguirás.
Empieza siempre por lo más difícil. A primera hora. Madruga si hace falta. Ataca sin que te importe el caos inicial, ya tendrás tiempo de afinarlo todo en otro momento. Piensa en los beneficios.

1. Mesa limpia: despeja tu mesa de papeles y distracciones, ten delante solo lo que necesitas para trabajar.

2. Lleva un horario. Tu tabla del tiempo.
Durante una semana cronometra todo lo que has hecho al milímetro. Es increíble la cara que se te queda al ver el tiempo invertido en actividades tan triviales como desplazamientos, conversaciones con amigos o consumiciones. No pasamos tanto tiempo como creemos haciendo lo importante.
Te darás cuenta de que, si llevas la taza de café a tu mesa, agrupas publicaciones para hojear al mediodía en la comida y te enfrascas en lo importante cuando estás mentalmente a tope, ganarás varias horas al cabo del día. Pequeños cambios en tu día a día que marcarán la diferencia.

3. Averigua tu 80/20: el principio 80/20 es el Principio de Pareto, un matemático italiano.
El 20% de algo decide el 80% de sus resultados. Pregúntante continuamente que 20% te dará el 80% de los resultados.
No se trata de trabajar duro, sino inteligentemente. Olvida el sentimiento de culpa por no trabajar 10 horas. 3 horas focalizadas en lo más importante pueden hacer mucho más que 3 días de trabajo normal. El 80% de tus resultados vendrá del 20% de tu trabajo. Así que corta con el 80% de actividades restantes. Pregúntate si dan un alto valor y sino elimínalas.
Aumenta tu tiempo de reflexión. Los que construyen imperios dedican horas y horas a la tarea de pensar.

4. Diez minutos de reserva: invierte 10 minutos al día en esa megatarea. Empieza con 10 minutos. Te aseguro que es más que suficiente. Sabiendo que son solo unos minutos, estarás más motivado.

5. Autodiagnóstico: contesta a estas preguntas:
¿Dónde crees que deberías invertir más tiempo?
¿Dónde crees que deberías invertir menos tiempo?
¿Qué te ha supuesto sorprendentemente poco tiempo a cambio de los resultados obtenidos?
¿Qué te lleva demasiado tiempo, a cambio de muy poco?
¿Qué te lleva más tiempo en tu vida personal? ¿Te aporta algo?
¿Qué te lleva más tiempo en el trabajo? ¿Te aporta algo?

6. Olvida el: NO PUEDO

7. Cómo eliminar el mayor error de la gestión del tiempo: si haces siempre lo que no quieres hacer y pospones lo que sí quieres hacer, las cosas te irán muy bien.

8. Solo se vive una vez: no te dejes llevar por la corriente y planifica, cuanto más planifiques, mejor. Planifica y ejecuta tu propia vida, aunque los demás no lo hagan. Piensa más, empezarás a ver los sueños rotos por no planificar, pero con la lección aprendida sabrás mucho mejor lo que harás a partir de hoy.

Tus 5 armas principales
9. Tener metas: primero tienes que saber quién eres y qué quieres. Y a partir de ahí diseñarás tus metas. Prioriza tus metas y ponles fechas límite. Si revisas tus metas y sus fechas límites todos los días, harás cada día algo para que se cumplan. Te mantendrás en movimiento y sacarás tiempo de debajo de las piedras si hace falta.

10. Disciplina personal: disciplina es la decisión de seguir haciendo lo que te propones cuando ha pasado la emoción del momento. Tus hábitos decidirán tus éxitos o fracasos. Te guste o no ¿Haces todos los días ese trabajo que puede traerte inmejorables consecuencias?
Piensa en los beneficios, no en el sacrificio.

11. Delegar: para alcanzar todo tu potencial necesitas concentrarte en tus habilidades especiales y delegar el resto, será la única manera de que progreses y ganes más. Tendrás que dedicarte exclusivamente a esas aptitudes en las que eres especialista. Puede existir desconfianza en la persona en la que delegas, si ésta no trabaja bien tienes que volver a comprobarlo, pero no lo hagas tú, la persona en que delegas aumentará su dejadez, ya que sabe que estarás tú para corregirlo. Se trata de que delegues lo máximo posible y que hagas chequeos periódicos. Los 3 pasos para delegar son: motivar, pedir exactamente lo que se quiere y chequear periódicamente los avances.
Hay un método infalible para que te entiendan: pide al que te ha escuchado que te lo repita con sus palabras. Aunque te sientas incómodo. Más vale arreglarlo al momento, que enfrentarte al desaguisado cuando sea demasiado tarde. Cuando te expliquen algo importante, repítelo con tus palabras también.

12. Tareas largas: divide, divide y divide: si las trocead en partes más pequeñas, no te costará tanto hincarles el diente.
Un método sencillo y eficaz para enfrentarte a cualquier objetivo: es el truco de los 15 minutos diarios. Divide esa tarea tan grande en pequeñas etapas:
⁃ Un día dedica 15 minutos a planificar cómo lo harás.
⁃ Otro día dedica otros 15 minutos para diseñar el calendario de plazos.
⁃ Otro para el primer paso, por pequeño que sea.
⁃ Otro para completar ese pequeño paso.
⁃ Y así sucesivamente.

13. Eliminar malos hábitos: pregúntate siempre: ¿si fuera eficaz, estaría haciendo lo que hago ahora? O Harías tratos con una persona con mis hábitos.

Organízate con eficacia:
14. Redecora tu espacio o Feng Shui

15. Archiva y ordena: no está de más que repases una vez al mes tu escritorio y hagas limpieza. Reordena, pero sobre todo TIRA. Lejos de tu vista todo lo que no sirva.

16. Roba tiempo: puedes llevar esos artículos pendientes de leer a la sala de espera del médico. Acompáñate siempre de esa carpeta con documentos y artículos coleccionados. Puedes oír ese libro en formato audio mientras vas en coche al trabajo.
¿Cuánta gente no respeta tu tiempo? ¿Te interrumpen? Di que no al conocido que quiere hablar contigo 2 minutos o 2 horas cada mañana. Di que estás ocupado y que luego habláis.

17. Cuando salta la crisis: deja todo y soluciona el problema. Prever es el paso decisivo, ten un plan para solucionar éstas posibles crisis.

18. Tu lista: necesitas una visión amplia de lo que quieres hacer en el futuro y de cómo lo vas a lograr.
Con tu lista controlarás tu vida. La vida y el trabajo se complican por momentos, pero con un cuadro de mando reducirá tu estrés.
Integrar todo en una única lista es la clave. Lo mejor es tener una electrónica y poder ver siempre en tu ordenador lo que has de hacer.
Para empezar: divide lo importante para los próximos días. Lo importante a medio plazo y lo importante a largo plazo. Puedes dividir tus asuntos pendientes del siguiente modo:
⁃ Asuntos diarios: todo tipo de tareas pendientes de alta o baja prioridad.
⁃ Lo importante: remarcado con un color especial.
⁃ Lo urgente: otro color chillón para esos fuegos que hay que apagar a toda costa.
⁃ Llamadas pendientes: otro color o formato para los telefonazos.
⁃ El plan mensual: una guía para lo importante que quieres acabar este mes. Sino solo te ocuparás de gestiones de bajo valor.
⁃ Revisión: asuntos semicompletados pero que hay que retomar una y otra vez a la espera de que otros hayan cumplido su parte.
⁃ Calendario: un calendario en otra parte de la lista te dará una visión amplia y podrás organizarte mejor. Una perspectiva del tiempo que antes no tenías. Viéndola todos los días tu subconsciente estará continuamente planificando el día.
⁃ Apartado para tus finanzas personales: en la parte financiera una columna con los gastos diarios y en otra la descripción. Te sorprenderás del goteo de dinero diario y tomarás medidas.
⁃ Y opcionalmente:
⁃ Lista de cumpleaños y otras fechas importantes.
⁃ Metas a largo plazo.
⁃ Resultados de tus conversaciones diarias
⁃ Ten un espacio para apuntar comentarios que puedas archivar, al igual que para tareas hechas: muy útil para encontrar datos de asuntos pasados.
Otra de las ventajas de las listas electrónicas es que las puedes archivar sin llenar la hoja de borrones añadiendo toda la información valiosa que quieras. Si te llaman, por ejemplo, escribirás los comentarios y la hora. Imagínate que acuerdan en llamarte 3 meses más tarde. Cuando lo retomes, te acordarás de toda la gestión.
Guarda otra entrada para teléfonos, direcciones y números de cuenta. Recuerdas la de veces que has tenido que buscar una y otra vez esa dirección y teléfono?
Cómo mejorarla con prioridades y fechas límite:
Utiliza el famoso y sencillo método ABC para saber qué es lo importante y lo que pospondrás. Reúne todo lo pendiente, incluido lo no urgente y valóralo. La vieja idea de ordenar por orden de importancia. Pon A, B o C, siendo A lo más importante y C lo menos.
Cuando lo tengas, dedícate de primeras a la A. Numera las A por orden de importancia A1, A2, etc. Si las has completado pasa a las B.

19. Tu calendario: tu calendario es el arma con la que controlarás tu futuro. Bastará con repasarlo visualmente de vez en cuando y tendrás la foto de los próximos meses.
Inclúyelo todo en tu calendario: citas, fechas de renovaciones, fechas de inicio y final de proyectos, vacaciones y gestiones personales, cumpleaños, reuniones, citas y fechas límite.
Variando el tamaño o el color de la letra remarcarás la importancia. En rojo citas ineludibles, en verde fechas límite, en azul temas relacionados con el dinero, en morado recordatorios de trabajo, en negrita si es urgente, asteriscos para saber si no se ha terminado de concertar la cita. Elige tus propios códigos.
Si tus días fuertes son los 3 primeros de la semana, fija las reuniones los jueves y viernes.

20. Tu agenda: ten también todos tus planes centralizados en una sola agenda. La clave está en apuntarlo en distintas partes y con diferentes colores. Por ejemplo, el azul para las citas, el rojo para lo importante y el verde para las llamadas. Para tus metas a largo plazo puedes elegir la parte de arriba de la página y llevar un diario en la parte de abajo.

21. Elimina la Tv: en Europa se ve la TV unas 21 horas por semana y se lee 2. Eso supone 10 años de tu vida viendo la TV. Puedes verla mientras haces otras cosas, como cocinar, planchar, etc.

22. No perder cosas: la norma es sencilla: un sitio para cada cosa. Lo que más utilices, más cerca y lo que menos, más lejos.

Un consejo que vale por todo el libro:
23. De un tirón: dedícate única y exclusivamente a tu tarea prioritaria y no pares hasta terminarla. Mientras tanto no te dediques a nada más.
Enumera en orden de importancia todo lo que tienes pendiente y luego dedícate exclusivamente a completar tu tarea número uno hasta terminarla.

Cómo combatir los ladrones de tiempo:
24. Papeleo:
El sistema de las 3 bandejas:
En la 1ª bandeja van los papeles entrantes. Intenta solucionarlo al momento.
En la 2ª bandeja: irán los mismos documentos que los de la 1ª bandeja, pero que necesitan la intervención de otro para el siguiente paso.
Y a la tercera bandeja irán los documentos a la espera de contestación o reacción sobre un tema ya gestionado hace más de 7 días. Después de un mes te puedes deshacer de ellos.
Con los e-mails puedes usar el mismo método, pero en el correo.

25. Teléfono: manual de uso. No puedes estar disponible siempre. Agrupa las llamadas. Define una hora específica al día para hacer y devolver llamadas (en un momento del día donde tu atención decaiga). Anota las conclusiones de las llamadas si la conversación va a continuar en el futuro.

26. Reuniones: si eres nuevo en una organización, te interesa ir a todas. Es una manera de aprender el quien es quien y de ponerte al día de la “política” de empresa. Pero esto no dura mucho, con más de medio año en una organización puedes prescindir de la mayoría
Si informas a tus compañeros o superiores de que no puedes ir por estar enfrascado en otro tema, lo comprenderán. Si no hay otro remedio, ve solo a la parte de la reunión que trate los temas que te interesan.
Si tú la convocas, apunta exactamente los puntos a discutir y envíaselos a los asistentes. Utiliza una sala con no más de 22º para favorecer la concentración. Cuenta solo con la gente necesaria. Corta a la gente que introduce temas no previstos diciendo que no hay tiempo para discutirlos en esa reunión. Que conste en un acta todo lo que se ha debatido. Puedes sustituir las reuniones por comidas o convocarlas antes de comer, cuando el hambre empuje a todos a terminar.

27. Interrupciones: suelen ser nimiedades que se transforman en 40 minutos de debate. Corta la conversación desde el principio con un, ¿En qué te puedo ayudar?
Pueden interrumpirte cada 5 minutos si te dejas, así que fija unas horas donde te digan todo a la vez. Lo mejor es una breve reunión informal de cinco minutos con otros compañeros para acordar la estrategia del día. Eliminarás cientos de interrupciones con una planificación calmada a primera hora de la mañana.
⁃ Elimina la silla de visitas de tu mesa.
⁃ Aprovecha los viajes. En el trayecto o el hotel tendrás pocas distracciones.
⁃ Política de puertas cerradas si puedes.
⁃ Di a los demás cuál es tu mejor horario para recibir llamadas.
⁃ Pide permiso para trabajar 2 mañanas por semana desde casa.

Comunícate con eficacia para ganar tiempo:
28. Redacta con claridad: la gente con talento reconoce el valor de un texto sencillo que informa y ahorra tiempo a los demás.
10 consejos para superar con nota alta cualquier redacción:
⁃ Elimina palabras, una de cada cinco siempre se puede quitar.
⁃ Quita el principio y el final. Prueba a eliminar la primera frase y la última, o el primer párrafo y el último.
⁃ Los adjetivos normalmente sobran.
⁃ Haz frases sencillísimas.
⁃ No exageres
⁃ Claridad
⁃ No repitas
⁃ Más nombres y más verbos, cuanto menos adverbios y adjetivos mejor.
⁃ Rescribe hasta que notes armonía al leerlo en voz alta
⁃ Que el texto suene como cuando hablas

29. Habilidades de comunicación: intenta transmitir lo que pienses eficazmente. Ensaya con los que te rodean.
Un buen comunicador no da nada por supuesto y busca el feedback de su interlocutor para saber si le han entendido. Pregunta mucho, así consigue información y da protagonismo a otros.
Un buen comunicador mira a los ojos. Piensa antes de hablar, no cae en la trampa del diálogo distendido, aunque sea entre amigos. Evita hablar si está enfadado. Y trata por igual a un alto cargo que al peor de los parias, lo que les da una altura moral al alcance de pocos.

La informática: tu gran aliada:
30. Ordenadores. Si no puedes con tu enemigo…
Me di cuenta de que si aprendía trucos por mi cuenta y me leía los primeros capítulos de cualquier manual, podía ahorrar horas enteras de consulta y de espera, a muchas soluciones.
Suscribiéndote a cualquier revista de ordenadores con trucos y novedades, tienes más que suficiente para estar por delante del 80% de los mortales.

31. Emails: no des tu email a cualquiera, solo a compañeros, clientes y proveedores. Y no olvides un buen programa anti-spam para frenar el correo basura. Sírvete de dos o más direcciones, una para los clientes y gente del trabajo que necesitan respuesta rápida y otra para lo menos urgente de compañeros y amigos. Agrupa la lectura de emails en bloques de tiempo, a primera hora del día o última del día, pero todo de un tirón. No utilices alarmas de llegada ni sonidos. La mejor solución es mantener el correo apagado y comprobarlo cada 2 horas como mucho.
Brevedad ante todo: a veces leyendo el asunto del mensaje, podrás ahorrarte leerlo entero. Predica con el ejemplo y sé breve.
Aprende a distinguir cuando es mejor un cara a cara, que una colección de emails.

32. ¿Y si aprendes a escribir a máquina?: aprende taquigrafía, tecleando 60 palabras por minuto triplicarás tu velocidad de escritura.

33. Escanea: muchos documentos que guardamos físicamente, están mejor escaneados en tu ordenador, que robando sitio a tu armario.

Lo que nunca te dirán para ser más productivo:
34. Nunca tengas miedo al cambio

35. Diseña tu día ideal: imagina un horario ideal, el día perfecto, aunque solo lo hayas visto en una película. Como mínimo intentarás acercarte cada día un poco más.

36. Tus ciclos vitales: la mayoría está con las pilas puestas por la mañana y decae con el paso del día.
Maneras de aprovechar tus picos de energía:
⁃ Haz el trabajo duro cuando estés más fresco.
⁃ Cuando estés aletargado, haz trabajo que requiera movimiento y no pensar
⁃ Programa tus horas en función de los picos de energía.
⁃ Evita las comidas pesadas, en su lugar, haz deporte en la pausa del mediodía y come menos.
⁃ Prueba un breve descanso. Tómate un respiro mientras pierdes la vista por la ventana.
⁃ Si es indispensable asistir a una reunión después de comer, oblígate a tomar notas.
⁃ Ten varios proyectos diferentes abiertos. Puedes pasar de uno a otro en función de tu energía en ese momento.
El método infalible para estar a tope es que te entusiasme lo que haces. Puedes estar físicamente cansado y aun así tener ganas de producir. Si haces lo que te gusta, no te cansas.

37. Tu productividad la eliges tú: para ser realmente productivo tendrás que renunciar a ciertos lujos como perder el tiempo en nimiedades, poca planificación y sobretodo vencer a los momentos de poca fuerza de voluntad.
No puedes quejarte de falta de tiempo y quedarte delante del televisor todas las noches.
Cuando dudes qué tarea abordar, piensa qué harías si te fueras de vacaciones mañana.

38. Si quieres ganar, sigue aprendiendo: aprende por tu cuenta. Lee revistas, libros, busca en Internet… es el único camino para ir a mejor.
Dedica un mínimo de 30 minutos al día a leer.

El estratega que llevas dentro
39. Planificar, lo que te desmarcará del resto: planificar ahorra tiempo.
Las 11 reglas de la planificación:
⁃ En tu plan diario incluye 1 hora en calma para pensar.
⁃ Cuando planificas estás trabajando.
⁃ Haz a primera hora lo más importante y no te levantes hasta terminar. Evita la trampa de leer emails o hacer llamadas.
⁃ Planifica si lo que haced habitualmente es prescindible o no.
⁃ Reserva trozos de tiempo en blanco cuando planifiques, los necesitarás para los imprevistos.
⁃ Tienes que saber qué es lo que quieres hacer a largo plazo. A partir de ahí diseña tu plan. No pienses “hoy quiero hacer tal y tal”, sino “dentro de unos meses quiero que me suban el sueldo, más responsabilidades, etc.
⁃ Cuando te pregunten por una fecha límite, pide siempre 3 días más. Te salvarán de más de un apuro.
⁃ Aunque planifiques, cometerás errores. El choque con la realidad es así. Pero no importa, te sirve para corregir desviaciones y aprenderás mucho. Será la prueba de que lo estás haciendo bien.
⁃ Es importante que también planifiques tu jornada el día anterior.
⁃ Cuando no sepas por dónde empezar a planificar un gran proyecto, planifica primero el gran esquema y luego ya lo descompondrás en subtareas.
⁃ Pregúntate Esto que estoy haciendo contribuirá a mis objetivos? Con metas claras eliminarás estrés.

41. Prioridades: solo hay un modo de conseguir lo que quieres: identificar tus prioridades y renunciar al resto.
La clave de la administración del tiempo, es preguntarte a todas horas si lo que haces es lo más valioso para tu futuro. Coinciden tus actividades prioritarias con tus metas a largo plazo?.
Invierte el 80% de tu tiempo en tu vocación a largo plazo y renuncia al máximo a tus prioridades a corto plazo.

42. Controlas o te controlan: haz un resumen de todas tus actividades pendientes. Luego puntúalas de 0 a 3 según lo que puedas controlar. Un 3 es incontrolable: no tienes ningún poder sobre ello y un 0, significa un control absoluto. Tu objetivo será controlar al máximo. Ganarás tiempo si el que controlas eres tú. Es cuestión de planificación e insistencia. Repasa tu lista de tareas, puntúalas y planifica tus movimientos.
El conocimiento es poder, pero el conocimiento de ti mismo es el PODER ABSOLUTO.
Lo importante no es entender a otros sino saber quién eres, qué tienes y a dónde quieres ir.

43. Diplomacia: los profesionales con diplomacia todo lo hacen con tacto y saben manejar a los demás por su talón de Aquiles, la vanidad. También saben que en los escalafones inferiores hay intrigas y juegan con ellas para mantener a sus bases controladas. Ensaya la diplomacia para decir que no sin que se molesten. Estarás muy por encima de la media cuando no te tiemble el pulso al decir: “Entiendo tu posición, yo en tu lugar pensaría lo mismo, pero dadas las circunstancias hay que…”. Necesitas coleccionar y almacenar argumentos para vender, argumentos para negociar, argumentos para cambiar un “no” a un “sí” …

44. Cuatro maneras de aumentar tu creatividad: para ser más creativo puedes:
⁃ Leer esa revista que nunca lees, pero te has encontrado en una sala de espera.
⁃ Hablar con tu sobrino de 15 años, el punto de vista de los más pequeños puede ser muy interesante.
⁃ Pasar un rato en medio de ese Hall tan bien decorado, te puede inspirar mucho más que tu entorno diario.
⁃ Jugar con el Mecano que tanto te gustaba de pequeño.
⁃ Escuchar música que nunca oyes.
⁃ Conducir por placer por esa carretera por la que nunca vas.
⁃ Dar una vuelta sin más por tu calle.
⁃ Leer ese libro de astronomía o del otro tema que nunca lees.
⁃ Estar sentado en silencio durante 30 minutos.

45. Una técnica infalible para producir ideas:
Se trata de un método en 3 pasos que describió J. Webb.
Paso 1: identifica el problema y recoge material: primero define tu situación.
Paso 2: combina. Muchas ideas brillantes son simplemente combinaciones de otras ideas.
Paso 3: tu subconsciente dará con ello: si la respuesta sigue sin aparecer, vuelve a revisar los datos, prueba a volver a combinarlos y espera otro día, verás cómo todo se clarifica.

Un cuerpo sano te llevará muy lejos
46. Di adiós al cansancio: la solución es fácil: come menos y haz más ejercicio. Muchos reconocen que tras el ejercicio no hay “malos rollos” en su cabeza y que son más positivos.

47. Más razones para hacer deporte: explica los beneficios de hacer deporte y dice que 4 sesiones por semana de 40 minutos es una cifra perfecta.

48. Dormir: necesitamos un mínimo de 7 u 8 horas de sueño.

49. Diez maneras de reducir el estrés:
⁃ Hacer ejercicio
⁃ No puedes estar físicamente incómodo, la dirección de la luz, tu silla y mesa han de adaptarse a ti.
⁃ Ten una segunda oficina para los momentos de más estrés. Ahí tendrás paz (por ejemplo, tu casa).
⁃ Delega y subcontrata.
⁃ Respira hondo 2 o 3 veces al día.
⁃ Ten un hobby en el que perderte cuando estés libre.
⁃ Vacaciones…
⁃ Da una vuelta solo, sin pensar en nada.
⁃ Aléjate del teléfono móvil, por lo menos durante las tardes.
⁃ Una tarde por semana haz lo que te apetezca y donde te apetezca. Que sea algo que no tenga que ver nada con tu trabajo.

50. No te preocupes:
Trucos para rebajar las preocupaciones:
⁃ Lee.
⁃ Prueba a practicar yoga o meditación.
⁃ Duerme más.
⁃ Haz deporte.
⁃ No te tomes tan en serio.

51. Trucos revitalizantes:
⁃ Respira hondo 3 veces seguidas. Una por la mañana y otra por la tarde. Lo notarás.
⁃ Bebe todo el agua que puedas y come más verduras. El cerebro necesita agua.
⁃ Reniega a ver la TV hasta tarde.
⁃ Come raciones más pequeñas.
⁃ Haz ejercicio.
⁃ Prueba a pensar más y moverte menos.

La clave final
52. Sonríe: se obtiene más información, mejor servicio y más favores. La sonrisa desarma. Gusta estar con gente sonriente. Sonreír es la expresión externa del bienestar interior, pero también produce el efecto inverso.

53. Por lo que más quieras: trabaja en tu pasión: la mayor causa de estrés es estar 8 horas al día durante toda una semana, haciendo un trabajo que odies.

Resumen publicado con el permiso del autor.

Web del autor: http://www.davidvalois.com/

Post relacionado: Gestión del tiempo en el trabajo. Sergio Fernández