¿Tienes ansiedad?

Tienes_ansiedad

Según la RAE, la ansiedad tiene dos definiciones:

  1. Estado de agitación, inquietud o zozobra del ánimo.
  2. Angustia que suele acompañar a muchas enfermedades, en particular a ciertas neurosis, y que no permite sosiego a los enfermos.

Es importante que, si la ansiedad no te deja llevar una vida normal, acudas a un profesional. Es normal sentir ansiedad en algunos momentos, pero si es exagerada o perdura en el tiempo, probablemente necesites tratamiento.

Si no tienes mucho tiempo de acudir a una consulta o en tu localidad no tienes ese servicio, también tienes la opción de realizar consultas telefónicas o a través de videollamada, como por ejemplo en https://www.webpsicologos.com. En esta web te regalan un ebook titulado “Vencer la ansiedad” y también encontrarás un curso online para superar la ansiedad, impartido por Javier Romero, Licenciado en Psicología y especialista en tratar problemas de ansiedad, que en 2018 cuesta 34.99€.

Algunos consejos que se dan en este curso son:

– No evites las acciones que te crean ansiedad: como, por ejemplo, hablar con tu jefe de un aumento de sueldo, en el momento, evitar la acción te bajará el nivel de ansiedad, pero a la larga la irás incrementando.

– Respira de manera tranquila, así le mandamos al cerebro el mensaje de que estamos tranquilos.

– Vigila tu postura, no estés contraído, con los hombros hacia arriba, bájalos. Coloca la lengua en la parte inferior de la mandíbula, así es imposible apretar la mandíbula.

– Si estás con un problema de ansiedad que tiene que ver con la vida que te está tocando vivir en este momento. Tienes que ser capaz de gestionar los procesos que te generan ansiedad.  Te recomiendo hacer yoga u otra actividad que te distraiga durante el momento de ansiedad o aprovechar esos momentos para tomar decisiones (si tomar una decisión es lo que te hace tener ansiedad), ya que al final, no tomar una decisión ante un problema, en realidad es tomar una decisión, la de seguir sufriendo sin afrontarlo. Te invito a que tomes una decisión y la lleves a cabo, no te aporta nada la idea de “me gustaría dejar mi trabajo” (bueno, te aporta ansiedad) y podrías tomar esa decisión.

Si la decisión que tomas es NO dejar tu trabajo, te toca aceptar las insatisfacciones que te genera. Puedes escribir qué consecuencias implica esta decisión (tener estabilidad, mi sueldo a fin de mes…) y repetírtelas cuando tengas ansiedad. Es cambiar el pensamiento de “me gustaría dejar mi trabajo” a “he decidido no dejar mi trabajo por ….”.

Si decides que vas a dejar tu trabajo, tendrías que hacer una lista de tareas y acciones que tienes que hacer para llevar a cabo ese plan, y cada vez que te asalte la ansiedad tendrás que ver en qué fase del plan estás, como estás avanzando, qué tareas te quedan pendientes…

TÉCNICA PARA CONTROLAR LA ANSIEDAD:

Hace unos días, vi por casualidad este vídeo.

Lo comparto aquí porque ha sido el método que me ha ayudado realmente a controlar la ansiedad por comer, pero puede funcionar si sientes ansiedad por fumar, beber, morderte las uñas o lo que sea que hagas para calmar tu ansiedad.

Lo principal es ir a la raíz del problema y detectar qué es lo que te produce ansiedad, pero hasta que consigas dar con eso y solucionarlo estos consejos te van a ayudar a no caer en tentaciones.

Técnica de Coral Mujaes para controlar la ansiedad:
1. Siente la ansiedad, no te va a hacer daño, es molesta, pero tú eres más poderosa.
2. Procastina: cuando tengas unas ganas incotrolables de comer, deja que pasen un par de minutos antes de ir a comer, y ve aumentando el tiempo en cada ocasión. El caso es que te acostumbres a sentir esa ansiedad, esa desagradable sensación, cuando te acostumbres, no le harás caso.
3. Respira: inhala durante 5 segundos, mantén el aire otros 5 segundos y exhala durante 5 segundos. Hazlo 4 veces. Esto te va a relajar bastante y se te pasará la ansiedad.

Lo importante es que estás rompiendo el patrón, tiene que dejar de ser automático el sentir el impulso y satisfacer esa adicción.

 

CUANDO COMEMOS PARA CALMAR LA ANSIEDAD:

Por último, os dejo un mini resumen  del libro “Lo mío no es hambre, es ansiedad”, de Concepción Vidales. Que me pareció un libro muy interesante para aquellas personas que comen para calmar su ansiedad.

Es un resumen brevísimo, el libro está lleno de información, si te gusta, te recomiendo leer el libro completo. Puedes comprarlo aquí.

 Introducción: Muchos autores creen que la base de la ansiedad es querer saber lo que va a pasar. Cuando estás ansioso, no es por lo que te está pasando en este momento sino por lo que supones que te va a pasar. Es decir, la ansiedad tiene que ver directamente con el futuro. Tu mente y tus pensamientos no están en tu «aquí y ahora», sino que están fantaseando acerca de lo que te va a ocurrir en el futuro.

ANSIEDAD POR EL DULCE:

La mayor parte del azúcar nos lo deben aportar los cereales, la verdura, la fruta y los zumos.

Trucos para los más golosos: toma tentempiés a media mañana y media tarde, como una pieza de fruta, pan integral con algo de proteína o un yogur.

En Nutrimedic, aconsejamos en todas las dietas algunos alimentos para combatir los momentos de ansiedad; suele ser una pieza de fruta acompañada de otro alimento, generalmente en escabeche o en vinagre, con poder saciante. Por ejemplo, puedes tomar boquerones en vinagre y una manzana verde ácida.

DIETA TIPO CONTRA LA ANSIEDAD POR EL DULCE:

Desayuno: Una pieza de fruta + Una taza de café o de té con leche desnatada, a la cual puedes añadir una cucharadita de azúcar + Una tostada integral con mermelada ligera (se puede sustituir la tostada por 30 g de cereales tipo Special k).

A media mañana: Una pieza de fruta

Comida:

Opción 1: Si estás en una etapa de necesidad especial de azúcares, puedes optar por tomar, una o dos veces por semana, carbohidratos como pasta, arroz o legumbres, combinados con ensaladas o verduras en un plato único. Siempre al mediodía, nunca por la noche.

Opción 2 Un plato de carne más una ensalada verde variada (lechuga, espinacas, soja, etcétera) o un plato de verduras con una patata cocida. Para terminar la comida, si tienes sensación de apetencia por algo dulce, puedes tomar una pieza de fruta o un yogur natural desnatado y una infusión.

A media tarde:

Para las más golosas: un tazón de leche desnatada con 30 g de cereales tipo Special K.

Si estás fuera de casa, un zumo de naranja natural y una tostada, a ser posible integral.

Si estás en casa, dos piezas de fruta.

Cena:

Una ensalada variada con zanahoria, hojas verdes y tomate o un plato de verdura o caldo vegetal, como primer plato. De segundo plato, huevos, preferentemente en tortilla; pescado (que sea azul, dos o tres veces por semana), o unos 200 g de queso fresco. Antes de ir a la cama, puedes tomar una onza de chocolate.

Bebidas sociales: Una Coca-cola light, equivalente a 1 caloría, o zumos de frutas naturales. Si, a pesar de esta dieta, sigues con apetencia por lo dulce, puedes tomar entre horas alimentos como frutas troceadas o alguna galleta integral tipo María.

CUIDADO CON LOS BAJONES DE AZÚCAR O GLUCOSA:

Las personas que padecen ansiedad por la comida deberían tomar algo de proteínas en todas las comidas, ya que a menudo lo que hay detrás de esa ansiedad es una hipoglucemia, y esas subidas y bajadas de azúcar (glucosa) en la sangre son las responsables de los ataques de hambre. Las proteínas se hallan en el pescado, la carne, el queso, las legumbres, los frutos secos, el gluten, el tofu, los germinados, la levadura de cerveza, el alga espirulina, etcétera.

También puede ayudarte tomar, media hora antes de cada comida, dos comprimidos de alga espirulina o de alguna fibra saciante como el glucomanano.

Post relacionado: Cómo dejar de comer por ansiedad.