Relaciones que no aportan y personas tóxicas

Relaciones_toxicas

Todos hemos tenido o tenemos amigos que siempre que aparecen hay problemas o que cuando se van se llevan toda tu buena energía y te dejan hecho polvo.

Por lo general son personas negativas, envidiosas, siempre están quejándose por todo, criticando a otras personas, maldicen su mala suerte, pero no hacen nada para cambiar y salir de esa vida que tanto detestan.

Yo a esas personas les regalo un libro de Louise Hay que se llama El poder está dentro de ti, y les recomiendo leer, además, El arte de no amargarse la vida, de Rafael Santandreu. A veces lo hacen, la mayoría no (cambiar es salir de la zona de confort, aunque tu zona de confort sea tediosa).

A las personas que soportan a personas tóxicas les digo que tomen distancia con ellas, no tienes que ser amigo de todo el mundo que conoces, puedes entablar nuevas amistades y salir y dedicar más tiempo a personas que sean afines a ti. Puedes encontrarlas en grupos de Facebook sobre temas que te interesen, como por ejemplo, de  senderismo, o directamente haciendo actividades que te gusten, porque coincidirás con otras personas que también hacen esas actividades.

Si no puedes tomar distancia, porque trabajáis juntos, intenta no echarle cuenta a lo que te dice, incluso ponte cascos para trabajar, si no para de quejarse en toda la mañana. Otra cosa que hago yo cuando, por ejemplo, empiezan a criticar a alguien, es decir “como yo no soy perfecta, no puedo juzgar a nadie”, les deja bastante cortados y dejan de acudir a ti para poner verde a otra persona.

Cuando te alejes de las personas tóxicas, o las ignores y pongas límite a lo que te vienen a contar, vas a tener más paz mental, bastante tenemos con lo que nos cuentan en las noticias todos los días (yo ya por la noche ni las veo).

A veces, puede pasar, que no es que sean personas tóxicas, sino que son algo insensibles y dicen las cosas sin pensar en que nos pueden dañar. Si te pasa esto con alguien, habla tranquilamente con esa persona y coméntale que te sientes mal cuando te dice que te ves más gorda, por ejemplo. Si es una buena persona, un buen amigo, pero solo es brusco hablándote, no lo deseches como amistad, solo intenta hacerle entender. Ahora, si no quiere cambiar y te dañan sus comentarios, toma tu distancia.

Si crees que eres una persona tóxica, piensa en si lo que dices aporta algo bueno a alguien, piensa si estás segura de criticar a otra persona que seguramente ni esté delante, piensa en todas tus vivencias, en cómo esa vivencias te hacen ver la realidad y en la variedad de vivencias que tienen las personas que pueden hacer que vivan su realidad de otra manera diferente, piensa si tú eres igual con todo el mundo o te compartes de una manera con las personas que te caen bien y de otra manera con las que ni fú ni fá. No, ¿verdad? Pues eso puede hacer que tu comportamiento con cada persona sea diferente, que puedas parecer borde a algunas personas, ¡sin serlo! De ahí que sea tan importante que nos respetemos y que respetemos nuestras maneras de ser, porque sinceramente, no creo que siempre seamos de una manera. Para qué vamos a ir por ahí diciendo todo lo malo que tenemos, que sabemos o hemos visto, ¿por qué no nos centramos en conocer al otro, en ayudarnos y ser buenas personas?