Cómo dejar de comer por ansiedad

Lo que hay detrás de comer compulsivamente es una búsqueda de gratificación inmediata.
Tienes que generar huellas nuevas en tu mente que te recuerden que la comida solo está para alimentarte, no para darte placer o consuelo.


Antes de comer trata de razonar sobre esto, ten un diálogo contigo misma y plantéate otras alternativas que te den placer o consuelo y no sean malas para tu salud o bienestar. Y si esas cosas no son tan inmediatas como la comida, debes enfocarte en poder esperar al momento determinado para disfrutar.
Algunas alternativas pueden ser: darte una ducha relajante, leer un buen libro tumbada en el sofá, ver un episodio de tu serie favorita, esperar al fin de semana para ir al cine o a una exposición, llamar a una buena amiga, dedicarte un rato a ti misma, a cuidarte, echarte cremas, darte un masaje, arreglarte y ponerte guapa, encender unas velas aromáticas y ponerte algo de música…lo que más te relaje y te guste.


Si aumentas el tiempo que dedicas a estas otras actividades, los atracones bajarán.
Antes de comer puedes pensar: “Hoy voy a intentar controlarme lo mejor posible y hacer las cosas bien”.


Para controlar los atracones, la respiración (4-7-8) funciona muy bien.
Practica estas respiraciones unas 3 veces al día durante 5-10 minutos, para ir reduciendo esa ansiedad que sientes de forma prolongada a lo largo del día.
También es necesario esa charla interna antes de que suceda para ir grabando huellas nuevas en nuestra mente. Dite a ti misma que tienes la suficiente capacidad para poder decidir y no dejarte llevar por los instintos.

Si después de comer, te da ansiedad por comer más o por comer algo dulce, puedes decirte: “ya has comido lo que necesitas, respira hondo varias veces y lávate los dientes” (el sabor a menta, te quitará las ganas de comer dulce, ya que sabría mal al mezclarse con el sabor a menta de la pasta dental). 

Un comentario sobre “Cómo dejar de comer por ansiedad

Los comentarios están cerrados.