Resumen del libro: Autoestima automática, de Silvia Congost

La autoestima se forma a partir de 2 pilares principales:

  1. Sentirnos capaces: sentir que tengo las capacidades y el potencial necesarios para superar con éxito las dificultades y los cambios con los que la vida me vaya sorprendiendo y conseguir los objetivos, deseos y retos que me vaya marcando. Sentir que tengo el potencial y la capacidad para aprender, relacionarme, mejorar o cambiar todo aquello que sea necesario para llegar a mis objetivos.
  2. Sentirnos valiosos: sentir que merecemos conseguir aquello que deseamos, que merecemos que nos pasen cosas buenas, que somos dignos, que tenemos unas necesidades y debemos expresarlas, que tenemos derecho a mostrarnos como somos y a ser felices.

La resiliencia es la capacidad para adaptarnos y superar las adversidades de la vida. Para ser más resiliente puedes:

  • Dejar de quejarte y sobreponerte a los acontecimientos difíciles
  • Busca tus propias fortalezas y capacidades
  • Piensa de manera constructiva
  • Implícate más en tus relaciones personales
  • Sé asertiva y honesta contigo y con los demás
  • Actúa.

Tener una buena autoestima es sentir que tenemos las capacidades para seguir adelante con nuestra vida, alcanzando retos y superando dificultades, y sentirnos importantes y valiosos, merecedores de todo aquello bueno que deseemos o que nos suceda. Se trata de aceptarnos por ser como somos y comprender que tenemos un potencial muy grande. Lo que no depende de nosotros debemos aceptarlo y ver, a partir de ahí, cómo podemos mejorarlo. Lo que depende de nosotros, debemos tenerlo claro y estar dispuestos a implicarnos, comprometernos y hacer lo que haga falta para que nos lleve o, por lo menos, nos acerque lo máximo posible a donde queremos ir.

Tener una buena autoestima es confiar en nosotros, sentirnos competentes para la vida y merecedores de felicidad. Esto nos conducirá a afrontar la vida con mayor seguridad, benevolencia y optimismo y podremos superar cualquier reto y cualquier dificultad. La confianza y la seguridad son la base necesaria para sentirnos bien en todas las áreas de nuestra vida. Por ello decimos que tener o no una buena autoestima nos afecta prácticamente en todo: en el trabajo, con los amigos, con la pareja y con los propios retos personales.

¿CÓMO SE CONSTRUYE LA AUTOESTIMA?

Cuando somos niños, si nos educan desde el reconocimiento “Tú puedes”, “Eres importante y valioso”, el afecto y el respeto, tendremos una buena base de autoestima.Sin embargo, si nos desaprueban, se burlan de nosotros o nos menosprecian, nuestra base, será mala y tendremos creencias limitantes como “soy débil, soy tonto, soy feo, soy vulnerable, no soy capaz…”.

En la adolescencia (de 8 a 13 años sobretodo), nos afectan mucho más los comentarios negativos y dudamos de nosotros, de nuestro aspecto, nos comparamos con otras personas, etc. Es importante que en esta etapa los padres les pregunten cómo están, les digamos que estamos ahí, sin juzgar, criticar o agobiar. Reconoce sus logros y vigila tus palabras cuando hagas comentarios o valoraciones sobre ellos.

Al llegar a adultos, si no tenemos una buena autoestima podemos optar por actuar como víctimas, o por el contrario, intentaremos sobrecompensar, para que nadie vea que no soy capaz, me esforzaré mucho más en todo.


¿QUÉ OCURRE CUANDO TENEMOS UNA AUTOESTIMA BAJA?

Principales consecuencias negativas:

  • Celos: la base de los celos está en el miedo a la infidelidad y a ser abandonado.
  • Perder oportunidades por no sentirnos válidos o merecedores de esas oportunidades que nos surgen.
  • Dependencia emocional: incapacidad de dejar una relación cuando es imprescindible que lo hagamos.
  • Aislarlos de los demás
  • Agresividad
  • Maltrato psicológico o físico

La autora recomienda que observemos cómo nos tratamos, cómo nos hablamos, y que pensemos si le diríamos esas cosas que nos decimos a nosotros mismos, a un amigo, si la respuesta es no. No te trates a ti, como no tratarías a los demás.

RECUPERAR TU AUTOESTIMA

  1. Toma conciencia de que necesitas un cambio y actúa en consecuencia: una vez acepto que soy como soy y que hay ciertas partes de mi manera de ser que no son funcionales y que debo mejorar, pensaré en hacia dónde quiero ir, me marcaré unos objetivos de cambios o metas y, teniendo claro que conseguirlos es posible, empezaré a moverme hacia ellos.
  2. Hazte cargo de tu niño interior: debemos ver a ese niña que fuiste, hablarle, que nos diga qué le faltó, debemos abrazarla, sentir todo el amor y la ternura que nos despierta en nuestro corazón. Y a partir de este momento, cuidar de ella, no hablarle mal ni tratarle mal porque le veamos algún defectillo, ser benévolos y perdonarnos a nosotros mismos. ¡Trátate bien!
  3. Gratitud: agradece lo que ya tienes o eres. Y ábrete a recibir
  4. Ponte objetivos y trabaja en ellos
  5. Pasa a la acción y responsabilízate: toma decisiones, pide ayuda si es necesario
  6. Pensamiento en positivo: deja la negatividad a un lado, creas aquello que piensas
  7. Aprende a decir NO. Sé sincero contigo y con los demás. Si te cuesta decir no, prueba con “Déjame que lo piense” y después habla tranquilamente con esa persona y exponle tus motivos sinceros por los que dices que no a lo que te ha propuesto. Atrévete a expresar lo que sientes.
  8. Dedícate tiempo a ti misma, mímate.

Si te ha gustado este breve resumen, y quieres leer el libro completo, puedes comprarlo aquí.

También puedes seguir a la autora en sus redes sociales:
Instagram
Facebook
Twitter
Youtube
Web

Resumen publicado con el permiso de la autora.