Resumen del libro: El poder del ahora, de Eckhart Tolle

CAPÍTULO 1: NO ERES TU MENTE
Escucha tu mente, sin juzgar, la voz está allí y tu estás aquí observándola. Sé testigo de tus pensamientos, así creas una nueva dimensión de conciencia.
Dirige tu foco de atención al ahora, en tus actividades cotidianas puedes ir entrenando esta habilidad de dejar de pensar y centrarte en la actividad que estés haciendo.
Adquiere el hábito de preguntarte ¿Qué está pasando dentro de mí en este momento?, no analices, solo observa.
Mantente presente, sé un observador de la mente.

CAPÍTULO 2: CONCIENCIA: EL CAMINO PARA SALIR DEL DOLOR
El dolor que creas en el ahora siempre surge de una falta de aceptación, de una resistencia inconsciente a lo que es. Cuanto más capaz seas de valorar y aceptar el ahora, más libre estarás del dolor y del sufrimiento.
Haz del ahora el centro fundamental de tu vida. Establece tu residencia habitual en el ahora y haz breves visitas al pasado y al futuro cuando tengas que resolver los asuntos prácticos de tu vida.
El cuerpo-dolor quiere sobrevivir, y solo puede hacerlo si consigue que te identifiques inconscientemente con él. Se alimentará de cualquier experiencia que resuene con su energía, algo que produzca dolor del modo que sea. 
El cuerpo-dolor tiene miedo de que lo descubras. Su supervivencia depende de que sigas identificándote inconscientemente con él. Si no lo afrontas, si no llevas la luz de tu conciencia al dolor, te verás obligado a revivirlo una y otra vez. En el momento que lo observas y llevas tu atención hacia él, sin luchar contra él y aceptándolo, la identificación se rompe y accedes al poder del ahora.

CAPÍTULO 3: ENTRAR PROFUNDAMENTE EN EL AHORA
La vida es ahora. No ha habido nunca un momento en que tu vida no fuera ahora, ni lo habrá jamás.
Comienza observando como tu mente escapa del ahora, en el momento de darte cuenta de que no estás presente, estás presente.
Aprende a usar el tiempo en los aspectos prácticos de tu vida “el tiempo del reloj”, pero regresa inmediatamente a la conciencia del presente cuando esos asuntos estén resueltos, para no acumular “tiempo psicológico”, que es la identificación con el pasado y la proyección compulsiva hacia el futuro.
Reduce el ámbito de tu vida a este momento. Tu situación de vida puede estar llena de problemas, pero ?tienes un problema en este momento?

CAPÍTULO 4: ESTRATEGIAS MENTALES PARA EVITAR EL AHORA
La inconsciencia es estar identificado con tus emociones y procesos de pensamiento, con tus reacciones, deseos y aversiones. Es el estado normal de la mayoría de la gente, es un estado de incomodidad, descontento, aburrimiento o nervios casi continuos. Mucha gente hace uso del alcohol, la comida, el trabajo, etc. como anestésicos, en un intento inconsciente de apartar esa incomodidad básica.
Suelta la negatividad, reconoce que no quieres sufrir el dolor ni seguir llevando la carga, y después déjala caer.
Quejarse es no aceptar lo que es, te conviertes en víctima. Abandona la situación o acéptala.
No proyectes situaciones imaginarias futuras que te generan miedo, no puedes afrontarlas porque no existen, son fantasmas mentales.

CAPÍTULO 5: EL ESTADO DE PRESENCIA
Para mantenerte presente en la vida cotidiana  siente tu cuerpo. La conciencia corporal te ancla en el ahora.
También puedes observar algo bello, como la naturaleza, centrarte en escuchar el silencio o reunirte con un grupo de personas y estar “en estado de presencia” juntos.

CAPÍTULO 6: EL CUERPO INTERNO
La clave está en mantenerse permanentemente en un estado de conexión con tu cuerpo interno, sentirlo en todo momento.
Dedica tu atención a sentir la emoción y comprueba si tu mente se está aferrando a algún patrón de dolor (culpabilidad, resentimiento) para alimentarla. Si este es tu caso, significa que no has perdonado.
Ejercicio de meditación de autosanación: túmbate y cierra los ojos. Ve llevando la atención a las distintas partes del cuerpo, siente la energía con toda la intensidad posible durante 15 segundos por cada parte. A continuación, deja que tu atención recorra el cuerpo unas cuantas veces como una ola, de los pies a la cabeza y de la cabeza a los pies durante un minuto. A continuación siente tu cuerpo como un campo de energía unificado y mantén la sensación durante unos minutos.
Si en algún momento te resulta difícil contactar con el cuerpo, es más fácil empezar centrándose en la respiración.

CAPÍTULO 7: PORTALES DE ACCESO A LO NO MANIFESTADO
En los quehaceres de tu vida no concedas el 100% de tu atención al mundo externo y a la mente. Mantén parte de tu atención dentro. Siente tu cuerpo interno mientras participas en tus actividades cotidianas, especialmente cuando te relacionas con otras personas o con la naturaleza. Siente la quietud en lo profundo de él.
Presta más atención al silencio que a los sonidos. Prestar atención al silencio externo crea silencio interno: la mente se aquieta.

CAPÍTULO 8: RELACIONES ILUMINADAS
La verdadera salvación es un estado de libertad, libertad del miedo, del sufrimiento, libertad de percibirse en un estado de carencia e insuficiencia, y, por tanto, libertad de todo deseo, necesidad y apego. Es libertad del pensamiento compulsivo, de la negatividad y de la necesidad psicológica del pasado y del futuro.
El mayor catalizador del cambio en las relaciones es la aceptación total de tu pareja tal como es, dejando completamente de juzgarla y de intentar cambiarla.

CAPÍTULO 9: MÁS ALLÁ DE LA FELICIDAD Y DE LA INFELICIDAD ESTÁ LA PAZ
Cualquier circunstancia negativa contiene una profunda lección oculta, aunque no puedas verla en el momento. Pueden mostrarte lo que es importante y lo que no.
Permite que las cosas sean como son, eso es todo.
Puede que haya lágrimas y tristeza, pero, si has renunciado a la resistencia, debajo de la tristeza sentirás una profunda serenidad, una quietud, una presencia sagrada.
El resultado es que las motivaciones típicas que mueven el ego a “actuar” (miedo, avaricia, control…) dejan de operar.
Cuando vives en una aceptación total de lo que es, acabas con el drama de tu vida.
En lugar de tener un muro de resistencia dentro de ti, golpeando constantemente por cosas “que no deberían estar ocurriendo”, deja que todo te atraviese, no ofrezcas resistencia.

CAPÍTULO 10: EL SIGNIFICADO DE LA RENDICIÓN
La rendición no significa soportar pasivamente cualquier situación en la que te encuentres sin hacer nada al respecto. Implica ceder más que oponerse al flujo de la vida. Rendirse es aceptar el momento presente incondicionalmente y sin reservas.
Por ejemplo, vas conduciendo por el campo y te quedas atascado en el barro. No te vas a resignar a quedarte atascado, ni vas a decirte que no hay nada de malo en quedarse atascado. Reconoces que quieres salir de ahí, limitas tu atención al presente sin poner ninguna etiqueta mental, sin resistencia ni negatividad. Aceptas el momento como es y te pones en acción y haces todo lo posible para salir de ahí.
Imagina que vas caminando de noche por un camino y estás rodeado de una densa niebla. Pero tienes una linterna muy potente que atraviesa la niebla y crea un espacio estrecho y claro frente a ti. La niebla es tu situación de vida, que incluye el pasado y el futuro, la linterna es tu presencia consciente, el espacio claro del ahora.
Si tu situación general es insatisfactoria o desagradable, separa ese instante y ríndete a lo que es. Después, observa las características específicas de la situación. Pregúntate: ¿hay algo que pueda hacer para cambiar la situación, mejorarla o apartarme de ella?. Si es así, emprende la acción apropiada, céntrate en lo que puedes hacer ahora.
Empieza por reconocer que hay resistencia. Estate presente cuando ocurra, observa cómo la crea tu mente, cómo etiqueta la situación, a ti mismo, a los demás.
Si estás en una situación en la que no puedes rendirte, actúa inmediatamente: expresa tu queja, haz algo que pueda cambiar la situación, o retírate de ella. Asume la responsabilidad de tu vida. No contamines tu ser con negatividad.
Cuando te ves envuelto en una discusión o en alguna situación conflictiva, observa cómo te pones a la defensiva, el apego a tus puntos de vista y opiniones. Siente la energía que está detrás de tu necesidad de tener razón y de señalar que la otra persona está equivocada. 
Si te rindes, te sentirás en paz, y observarás lo que le ocurre a la otra persona, cuando las posiciones mentales se dejan de lado, comienza la verdadera comunicación.

Si quieres comprar el libro, puedes hacerlo aquí.

Puedes saber más del autor en:

Web del autor

Facebook

Twitter

Instagram